Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

La otra cacería

Pascual Mogica
Pascual Mogica
miércoles, 4 de marzo de 2009, 11:04 h (CET)
El coincidir en una cacería con el juez Garzón suele ser arriesgado y muy peligroso, y sino que se lo pregunten al ex ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo. Pero ya no es lo mismo si en la “cacería” coinciden el presidente de la Generalitat Valenciana, Francesc Camps y el vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial y ex conseller de Justicia de la Comunidad Valenciana, Fernando de Rosa.

Los medios de comunicación nos han informado de que el pasado viernes, 20 de febrero, De Rosa hizo unas declaraciones en las que cuestionaba el trabajo y la honestidad del juez Baltasar Garzón. Ese mismo día Camps y De Rosa se reunieron en la sede del Consell. Es muy probable, vista la actitud de De Rosa para con Garzón, que estuviera organizando la cacería para “abatir” al juez Garzón, cuando todo esto salió a luz pública –ya lo dice el refrán, lo que no quieres que se sepa no lo hagas- a De Rosa le faltó tiempo para, en un intento de justificar lo injustificable, decir que lo que dijo sobre Garzón lo manifestó a título personal. Hay que recordar que Bermejo asistió a aquella cacería a título personal ya que no creo que lo hiciera como ministro de Justicia. Es la persona la que sale de caza, no el cargo. Es evidente que se equivocó De Rosa en su intento de justificación. No se puede decir lo que el dijo sobre Garzón siendo el vicepresidente del CGPJ. En lo que afecta a las manifestaciones públicas de los cargos públicos hay que mantener y observar un cuidado exquisito ya que en la mayoría de las ocasiones el tributo, siempre afecto al cargo, está por encima de la libertad personal. Una cosa es salir de caza, como lo hizo Bermejo, y otra muy distinta arremeter contra el modo de proceder de un juez, máxime cuando, como en el caso de De Rosa, ocupa un cargo muy importante dentro del sistema de la Justicia.

Resumiendo: Si Bermejo, tuvo que dimitir por que coincidió con Garzón en una cacería ¿debe dimitir también De Rosa por haber “coincidido” con Camps el mismo día el que lanzó su ataque contra Garzón? ¿Es esta la otra cacería, siendo Garzón la pieza a abatir?

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris