Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Anxo-Touriño

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
lunes, 2 de marzo de 2009, 04:45 h (CET)
Antes o después tenían que salir a relucir las barbaridades cometidas por el bipartito gallego. Tal para cual. Tanto monta, monta tanto, PSG como BNG. Lo mismo da Touriño que Quintana. Votar a uno es votar al otro. El pacto lo tienen firmado desde junio de 2008. Uno no gobernará sin el otro en Santiago, sea cual sea la situación y la cantidad de votos. Si llegara a gobernar Núñez Feijóo está obligado a levantar alfombras: el pueblo gallego aún no sabe nada de lo que se esconde tras el ‘dúo mandanga’.

Ambos tienen mucho que callar, aunque el gusto por el lujo, el abuso y el atropello al ciudadano puede darles un disgusto. Sea como fuere, Galicia ha perdido cuatro años y podría echar a perder otros cuatro. Nunca Galicia había contemplado a dos líderes políticos tan atraídos por el mangoneo y el retorcimiento.

Millones y millones de euros ha malgastado Touriño en lujos que no eran necesarios para la Xunta. Ello no sería grave si no hubiera sido porque ha abandonado la creación de empleo y ha dejado deslocalizar decenas de empresas. ¿Para qué quiere Touriño un coche con mayor blindaje que el del presidente del Gobierno de España o el del Papa? ¡Pero, hombre, Touriño, si nadie va a atentar contra ti! Si no te conocen más que en tu casa a la hora de cenar. Tal vez la única explicación de ese tipo de blindaje es que piense que, ante tanto abuso y desprecio al ciudadano, antes o después los gallegos le apedreen a su paso.

Del mismo modo que Touriño ha abusado, y antes o después saldrá el alto grado de corrupción del Gobierno autonómico, su compinche Quintana no se ha quedado en puertas. Ha cambiado el atuendo vaquero por el traje de marca; el utilitario por el coche oficial, del que no se baja ni para orinar; abusa de los hoteles de lujo y, a cambio, no ha aportado nada a Galicia, excepto la colocación a dedo de casi toda la mafia del ‘Nunca Mais’; la barca de pesca la ha cambiado por el yate de lujo, a cambio de corrupción y tráfico de influencias; no es capaz de atraer más que a sus secuaces y se inventa un indigno mitin con ‘atraco’ a la tercera edad, además de con traición, premeditación y mala fe.

Mientras Touriño ha demostrado estar cegado por el lujo, Quintana demuestra día a día lo estrecho que es; mejor debió llamarse ‘Estrecho’ y no ‘Anxo’. Juntos han llevado a Galicia al hazmerreír en otras comunidades, y a dejar traslucir el modelo de lo que no debe ser un Gobierno. Calvin Coolidge solía decir que “la prosperidad es solo un instrumento que hay que usar, no una deidad para rendirle culto”.

Y eso es lo que han hecho ambos, dejarse cegar por el desorbitado abuso de la prosperidad para ellos, en detrimento de su pueblo. Un pueblo que no debería perder más tiempo y echar a la calle, por la vía democrática de las urnas, a estos dos ruines mequetrefes, catedráticos de la estupidez, miserables del sentido común y malos gobernantes.

Dos días antes de las elecciones gallegas se descubre que Anxo Quintana ha sobornado con 135.000 euros a dos diarios gallegos para ganarse sus favores. Estamos ante un escándalo brutal, más propio de un miserable y un caradura que de un político correcto. Anxo Quintana chantajea a Galicia con dinero público, con tal de mantenerse en el pesebre. No sé cuál será la peor de todas sus tropelías que han traslucido y que faltan por conocerse. Solo falta que salga a la palestra pública el tema de la droga y la prostitución. ¡Ya sería el colmo gallego, aunque Quintana es impredecible!

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris