Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Antes maestos, mañana ACOLAFA

Manuel Villena (Granada)
Redacción
lunes, 2 de marzo de 2009, 04:15 h (CET)
La necesidad de la escuela nació cuando los padres por efectos de la especialización no eran capaces de trasmitir a sus hijos las destrezas y habilidades necesarias para desenvolverse en la vida cotidiana. Así pues la escuela era un elemento con una función meramente educativa. De un tiempo a esta parte a la escuela se le han ido encomendando cada vez más tareas, llegándola a convertir en un cajón de sastre ( o desastre) donde cabe todo; así el dentista encarga al docente que explique los beneficios de la higiene bucal, el zapatero hace lo propio con la importancia del calzado adecuado a cada actividad, el político organiza actividades encaminadas a su lucimiento y aprovechamiento electoral, siendo siempre el maestro la bestia de carga que llevar a cabo tales actividades. Así se podrían enumerar infinidad de situaciones, sin contar con la infinita burocracia que generan los infinitos burócratas de sillón, moqueta y portafolios, que deambulan por pasillos y despachos sin conocer la realidad de un aula con niños.

Llegan los tiempos actuales y los padres viendo que no pueden o no quieren asumir la sagrada obligación de educar a sus hijos exigen a las autoridades políticas que sean los docentes quienes tengan que solucionar su conciliación laboral con la familiar. Los políticos muy sensibles y proclives al caladero de votos ceden y disfrazan esta concesión con una medida para aumentar la calidad de la enseñanza, siendo plenamente conscientes de tal falacia. Si verdaderamente quieren mejorar la calidad educativa campo hay para emprender reformas, que por no extenderme en demasía prefiero en esta ocasión obviar.

El siguiente paso, en aras de conseguir una total conciliación laboral y familiar será admitir (a falta de residencias) a los abuelos en las escuelas, con el loable propósito de que éstos conozcan y convivan con sus nietos, cosa que en los tiempos que corren es tarea, no digo que imposible pero si harto dificultosa.

Por todo lo cual sugiero que a los maestros y profesores se les cambie su actual denominación por una mas apropiada y que defina más claramente su principal cometido, que bien podría ser ACOLAFA ( Agente para la conciliación laboral y familiar). Todo se andará.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris