Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Raíces de la eutanasia

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
viernes, 27 de febrero de 2009, 14:44 h (CET)
Hace poco, saltó la polémica por la muerte provocada a la italiana Eluana Englaro. ¿De dónde ha salido la idea de eutanasia, que tanto muertos ha provocado con y sin normativa estatal?

Se ha prodigado la frase “calidad de vida”, y se termina pensando que el valor de la vida depende de su bienestar. No somos cosas sino personas y todos de la misma dignidad. Ricos y pobres, sanos y enfermos, nacidos y no nacidos, adultos y jóvenes, ancianos y niños, somos todos dignos de atención y de aprecio, y más cuando somos más frágiles; incluso el delincuente tiene dignidad como persona y la sociedad debe rescatarle de su mala conducta. Los términos “calidad de vida” facilitan el pensamiento de que unos merecen vivir y otros no. La cultura de la muerte viene de la mano de un lenguaje amañado para que penetren ideas rechazables y rechazadas. Las ideas de eutanasia se inspiran en la eugenesia de Francis Galton y en el darwinismo social, que llevó al jurista Kart Binding y al psiquiatra Alfred Hoche, en Alemania, en los años 20, a desarrollar ideas que justifican la destrucción de vidas que decían sin valor para la sociedad. Los nazis fueron quienes primero las pusieron en práctica, por una normativa de Hitler ( código de acción T4). En un momento de crisis económica, unida a una gran crisis moral sobre todo de los gobernantes, difundían slóganes para hacer pensar que “hay vidas que no merecen” o que son indignas porque consumen los recursos de la nación. Y empezaron a cargarse a síndromes de Down, a enfermos psíquicos y físicos de hospitales, a inválidos y no sólo a judíos. Luego, una notificación de defunción a los familiares y la hipócrita condolencia ( entre otros, se cargaron a un primo del Papa actual, muy querido suyo). Decir sí a la eutanasia es considerar que la vida no es un valor en sí misma sino que tiene un valor relativo, según sus cualidades. Esas ideas conducen a una pendiente muy peligrosa. Empiezan por matar de hambre y de sed, siguen por inyecciones letales a ancianos y a enfermos terminales con el visto bueno de la familia o sin él en hospitales y terminan matando a quienes no son enfermos crónicos ni enfermos graves pero que no pasan el control de calidad. Es una vorágine, como la del cazador insaciable. Cuando Hitler, por temor a la reprobación del Vaticano, prohibió la práctica eutanásica, los médicos convertidos en verdugos, continuaron. El hombre que pierde la moral, es la mayor fiera.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris