Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

El cuarto poder, en crisis

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
jueves, 26 de febrero de 2009, 13:10 h (CET)
Malos timpos para los medios de comunicación. La grave caida de la publicidad y el acusado descenso de lectores pintan un panorama preocupante. Pero, más allá de esta preocupación económica, asoma una preocupación social y política.

Las ventas y principalmnte la publicidad son los soportes de los medios. Y la garantía de su calidad y del grado de su independencia. Los índices de venta y publicidad son los que les permiten su independencia del poder público. Si aquellos bajan, esta se puede resentir seriamente.

La lucha por la supervivencia lleva a la tentación de las subvenciones; y estas, en la práctica, nunca son gratuitas. Sobretodo cuando no hay un sistema neutro y equitativo de concesión y reparto, lo que significa que suele ser arbitrrario y favoritista.

Es comprensible que , en la actual sutuación de crisis, los editores dirijan sus miradas al Estado y reclamen ayudas. Pero mucho cuidado en cómo estas se lleven a cabo. Confesadas o no, las contrapartidas seran inevitables. Y siempre en merma clara de la independencia del llamado cuatro poder.

Cuarto poder que, con todas sus limitaciones, globalmente actúa de contrapunto y control de los poderes estatales, en defensa de la sociedad. Si aquel entra en crisis, como los datos económicos certifican, se resentirá la sociedad; es decir, los ciudadanos.

Un cuatro poder (los medios de comunicación, en todas sus modalidades) amordazado, en mayor o menor grado, por los favores del Estado, necesarios para su subsistencia, no cumplirá su función. Se convertirá en correa de transmisión de la voz oficial. Las plurales voces de los ciudadanos dejarán de oirse.

Por esto, incluso en situaciones de emergencia económica, los medios y , muy especialmente, los órganos que los representan, deben evitar arrimarse a las fuerzas políticas, que inevitablemente los manipularían, y a las dádivas del Estado concedidas sin garantías de neutralidad, rigor y respeto a la libertad de expresión.

Los platos de lentajas no pueden hacernos traicionar la libertad y la democrácia.

____________________

Wifredo Espina. Comentarista político y exdirtector del Centre d’Investigació de la Comunicació.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris