Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

El cuarto poder, en crisis

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
jueves, 26 de febrero de 2009, 13:10 h (CET)
Malos timpos para los medios de comunicación. La grave caida de la publicidad y el acusado descenso de lectores pintan un panorama preocupante. Pero, más allá de esta preocupación económica, asoma una preocupación social y política.

Las ventas y principalmnte la publicidad son los soportes de los medios. Y la garantía de su calidad y del grado de su independencia. Los índices de venta y publicidad son los que les permiten su independencia del poder público. Si aquellos bajan, esta se puede resentir seriamente.

La lucha por la supervivencia lleva a la tentación de las subvenciones; y estas, en la práctica, nunca son gratuitas. Sobretodo cuando no hay un sistema neutro y equitativo de concesión y reparto, lo que significa que suele ser arbitrrario y favoritista.

Es comprensible que , en la actual sutuación de crisis, los editores dirijan sus miradas al Estado y reclamen ayudas. Pero mucho cuidado en cómo estas se lleven a cabo. Confesadas o no, las contrapartidas seran inevitables. Y siempre en merma clara de la independencia del llamado cuatro poder.

Cuarto poder que, con todas sus limitaciones, globalmente actúa de contrapunto y control de los poderes estatales, en defensa de la sociedad. Si aquel entra en crisis, como los datos económicos certifican, se resentirá la sociedad; es decir, los ciudadanos.

Un cuatro poder (los medios de comunicación, en todas sus modalidades) amordazado, en mayor o menor grado, por los favores del Estado, necesarios para su subsistencia, no cumplirá su función. Se convertirá en correa de transmisión de la voz oficial. Las plurales voces de los ciudadanos dejarán de oirse.

Por esto, incluso en situaciones de emergencia económica, los medios y , muy especialmente, los órganos que los representan, deben evitar arrimarse a las fuerzas políticas, que inevitablemente los manipularían, y a las dádivas del Estado concedidas sin garantías de neutralidad, rigor y respeto a la libertad de expresión.

Los platos de lentajas no pueden hacernos traicionar la libertad y la democrácia.

____________________

Wifredo Espina. Comentarista político y exdirtector del Centre d’Investigació de la Comunicació.

Noticias relacionadas

La Querulante

Cree que el mundo entero está contra él y por lo tanto se defiende atacando con contenciosos de todo tipo

Tras una elección histórica, comienza el trabajo de verdad

El Partido Republicano aumenta su mayoría en el Senado mientras que los demócratas logran obtener el control de la Cámara de Representantes

Extraños movimientos políticos que alertan de un invierno caliente

“El verdadero valor consiste en saber sufrir” Voltaire

Uno ha de empezar por combatirse a sí mismo

Obligación de vencer ese mal autodestructivo que a veces, queriendo o sin querer, fermentamos en nuestro propio mundo interno

Ataque al museo

Hay colectivos que van a terminar comiéndose las patas, como los pulpos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris