Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Vamos a la ruina

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
jueves, 26 de febrero de 2009, 13:10 h (CET)
Ya no hay dudas. La Seguridad Social puede acabar entrando en quiebra antes de septiembre. El paro arrasa con todo; crece y crece sin parar ante la incompetencia gubernamental. No faltan quienes dicen que el cese de Fernández Bermejo, ahora ex ministro de Justicia, es una bocanada de humo para confundir al personal y levantar las encuestas de Galicia a favor del PSOE, además de simple fogueo para que no se hable de la fuerte crisis que ‘apalea’ al gobierno de Rodríguez.

Alguien se preguntará el motivo por el que sacamos esto a colación. Pues muy sencillo: no se pueden seguir pagando pensiones y paro a la vez. Lo adelantó Pizarro hace meses y lo negó Pedro Solbes; el caso es que la realidad es tozuda y el ministro ha quedado como Cagancho en las Ventas, además de como mentiroso, incompetente y ruin.

En lo que va del mes de febrero, hasta hoy, el paro ha subido en 132.658 personas, según la filtración del martes, día 24 de febrero. El dato será maquillado por el Gobierno de Zapatero, salvo que de aquí al próximo sábado se creen 132.658 empleos, cosa que dudamos.

El gobierno se encuentra en una encrucijada y, a partir de junio, se va a encontrar con que si garantiza las pensiones no podrá seguir pagando el paro. La recesión no perdona y la dejadez del Gobierno sale ahora a relucir; de ahí la nula confianza en la economía española por parte de países como Francia y Alemania.

También están en juego las pagas extraordinarias de los funcionarios y de los pocos trabajadores que van quedando. Si a ello unimos la permanente traición de los sindicatos a los trabajadores – sobre todo de UGT y CC.OO., cuyo anhelo principal es ‘ordeñar’ la vaca de los presupuestos generales, mientras que la situación y angustia de los trabajadores les importan un rábano asado -- estamos en un punto en que la revuelta laboral puede estar a la vuelta de la esquina. Es imprescindible abrir la Constitución y ‘dar puerta’ a las organizaciones sindicales: cada cual que pague y mantenga a sus liberados. La injusticia tiene un límite y los sindicatos son la ruina de las sociedades democráticas modernas.

La calle debe pronunciarse sin tardar. Así no vamos a ninguna parte. No hay que permitir que el socialismo arruine la revolución social pendiente. España no puede seguir albergando vagos, maleantes y liberados sindicales que agotan la paciencia del más pintado y crispan el día a día de los trabajadores.

La Seguridad Social está en este momento al bode de la ruina. Los ahorros de Rodrigo Rato los ha dilapidado el gobierno socialista, con mal llamadas ayudas a las que suele apellidar como ‘sociales’. Recuerden la chapuza de los 400 euros, la esperpéntica ayuda de los 2.500 euros para unos pocos, donde se excluye a los inmigrantes, las falsas medidas de igualdad, el engaño a las comunidades y a los ciudadanos con la ley de dependencia, la política de gratuidad y abuso destinada a los inmigrantes, el famoso y pernicioso IMI destinado a presuntas clases desfavorecidas y que tanto daño, desprecio y tanta mentira acumula, además de generar crispación en muchos sectores por la injusticia en su adjudicación.

En cuatro años el Gobierno ha traído la desconfianza, el abuso, la corrupción. Decía William Faulkner que “se puede confiar en las malas personas, no cambian jamás”. El primero en traer a España el desprecio ciudadano fue Felipe González y su alumno, Rodríguez, lo ha resucitado. Maldito sea el socialismo con sus desprecios y ruindades, como dijo Rubén Sacerdote.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris