Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El lodazal en el que nos debatimos los españoles

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 25 de febrero de 2009, 04:00 h (CET)
Resulta harto difícil en estos tiempos que corremos entresacar, de entre los temas que nos preocupan a los ciudadanos, extraer alguno que destaque sobre los demás. Y digo esto porque ya hemos llegado a una situación en la que es tal el agobio al que nos tienen sometidos los medios de comunicación, tal la magnitud de los hechos que cada día van apareciendo en las portadas de los periódicos y tan impactantes las noticias que, una tras otra, nos van metiendo por la vista en las televisiones; que llega un momento en el que a uno le entran ganas de salir a la ventana de su vivienda y empezar a gritar: ¡ basta, basta, ya no podemos soportar más tanta inmundicia, tanta desvergüenza y tanto engaño!, para que todo el mundo se entere de que ya hemos llegado al límite, que ya estamos hartos de que se nos manipule y que se nos utilice como excusa, como justificación y como meros espectadores de esta “movida” que se traen organizada los políticos, sin excepción, con el único objetivo de defender las prebendas que han conseguido ostentando el poder y evitar, por el sistema que sea, por los medios legales e ilegales que tengan a su alcance y a través los más abominables actos de desprecio a la ética, la moral y la justicia, que cualquier mente desquiciada sea capaz de concebir.

Y es que, cuando observamos la que se ha montado por aquellos dos partidos mayoritarios que debieran haber sido los que hubieran aparcado sus diferencias, establecido una tregua en sus discrepancias y puesto freno a sus proverbial antagonismo, para iniciar una actuación conjunta, un estudio compartido para arbitrar los medios precisos para evitar que la crisis acabe por hundirnos todavía más y, de común acuerdo, sin zancadillas ni ambicione partidistas, ponerse al trabajo iniciando una gestión única encaminada a resolver aquellas situaciones clave que impiden que España pueda reflotar de esta recesión que estamos padeciendo, ocupándose en implantar aquellos remedios adecuados para intentar detener la sangría del paro, tonificar a las empresas con dificultades de liquidez y elevar la moral de un pueblo que ha perdido la confianza en sus dirigentes, que recela de sus políticos y que ha llegado a la triste conclusión de que, ni con los unos ni con los otros, vamos a poder recuperar la estabilidad necesaria ni el impulso competitivo ni la confianza en nuestras instituciones, últimamente tan deteriorada por el evidente mal uso y politización partidista que se han hecho de la mayoría de ellas.

El que el señor Rubalcaba, el Rasputín del PSOE, se dedique a escaquear sus responsabilidades cuando es el máximo responsable del ministerio del Interior y, con la misma flema, diga que han dado una orden como, a los cinco minutos, lo niegue quejándose de que, desde la oposición, le recriminen su actuación respecto a la detención de cupos inmigrantes ilegales para extraditarlos; cuando lo malo es que, esta diligencia mostrada ahora en librarse de ellos, no la hubiera demostrado unos años antes impidiendo que España se convirtiera en el destino predilecto de los ciudadanos de todos lo países de Suramérica, Marruecos y las “democracias” del este de Europa, de las que nos llegaron, junto a inmigrantes con papeles y honrados ciudadanos,.todo un cargamento de personajes indeseables que han conseguido implantar una nueva cultura de la delincuencia organizada antes desconocida en este país. Pero no se crean que todo queda en las andanzas de este personaje, porque las muestras de hasta donde llegan los contubernios partidistas no sólo quedan en actuaciones como las del señor Fernández Bermejo y el señor Garzón en las que queda plasmada la lamentable situación de la Justicia en España, sino que también podemos ver, en el partido de la oposición, como el señor Rajoy ha salido a defender vehementemente al señor Camps, de Valencia, cuando éste ha sido víctima de la campaña desatada por el PSOE contra el PP y, no obstante, permaneció callado, distante y crítico cuando en la comunidad madrileña, los mismos que nos gobiernan, apoyados por El País y toda la parafernalia del grupo Prisa, entraron a saco para intentar cargarse a la señora Esperanza Aguirre.

Los ciudadanos españoles, al menos los que no le otorgamos nuestra confianza al PSOE, no nos merecemos estas siete plagas que nos han traído estos señores que se han hecho con el poder. Lo curioso es que el faraón egipcio acabó por ceder, permitiendo a Moisés y su pueblo que salieran de Egipto pero, vean la diferencia, en estas tierras donde hubo un tiempo que “no se ponía el sol”, nuestros gobernantes, los remedos de faraones que llevan la batuta de nuestros destinos, ni con una crisis galopante, ni con cuatro millones de desempleados, ni con una pléyade de ministros incompetentes y despendolados ni habiéndose convertido en el hazmerreír de toda Europa y en la pesadilla de la UE, –que no sabe como librarse de nosotros uno de los principales obstáculos para que el resto de economías del continente se tambaleen debido a el peso de nuestra deuda externa y a nuestra influencia negativa sobre la estabilidad del euro – se dan por enterados y persisten en sus erróneas políticas de trapicheos y de taponar agujeros, pensando que lo importante es resistir amarrados a sus poltronas hasta que la esperada reactivación llegue a España, si fuera posible, antes de que deban enfrentarse a unas nuevas elecciones legislativas; porque saben que, si lo consiguen, su incondicional y fiel ejército de seguidores los van a volver a votar. Lo malo de esta estrategia es que los agoreros, los que parecen que saben de estos temas, ya han ampliado la fecha en la que se supone que sea posible una reactivación de la economía mundial, fijándola para el 2011, cuando, hasta hace unos días, se barajaba para ello el año 2010.

Lo que sucede es que, contrariamente a las maravillas que nos contaba Zapatero sobre la solidez de nuestra economía y la situación fuerte de nuestro sistema financiero; la hora de la verdad está resultando que ni los bancos funcionan bien ni las cajas se aguantan de pie ni las empresas logran superar sus pérdidas ni los periódicos aguantar la recesión ni las televisiones conseguir mantenerse en el candelero. En definitiva que, hoy por hoy, todos los placebos que se nos han querido endosar desde la Moncloa no han resultado más que engañifas para que no protestemos, nos aguantemos y nos conformemos con nuestra suerte. Pero quiero que se hagan una pregunta:¿se imaginan ustedes la que se hubiera armado en cuanto a huelgas, manifestaciones, pancartas y peticiones multitudinarias de dimisión dirigidas al gobierno si, en lugar de estar gobernando los socialistas lo hubiera hecho un gobierno de derechas? En estos momentos España estaría en plena revolución y las garantías constitucionales, el orden y la seguridad pública, pasto de los revolucionarios. ¿Qué pasa pues que, estando en las circunstancias en las que estamos, las encuestas nos hablen de empate técnico entre los dos partidos más importantes de la nación? Yo se lo diré: que mientras uno se hunde en la inoperancia, la incompetencia y la desfachatez, el otro, el que debiera llevarle diez puntos a los socialistas, se ha dedicado a luchas internas por el poder, a cambiar de objetivos político y a renegar de sus valores fundamentales y, señores ¡estas son la consecuencias!

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris