Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Un lugar llamado desarrollo   Coaching   -   Sección:   Opinión

¿Cuál es tu umbral de resistencia?

Cuando uno tiene el umbral muy bajo, se queda con las ganas de conseguir algo realmente valioso
César Piqueras
@cesarpiqueras
miércoles, 9 de marzo de 2016, 08:42 h (CET)
Cada persona tiene un umbral de resistencia, un punto a partir del cual no puede más. Y yo creo que este umbral determina el éxito de la persona en muchas de las cosas que se proponga…

Aumentar tu umbral de resistencia
No importa si se trata de tu faceta personal o profesional, tu umbral de resistencia será lo que determine el tipo de vida que vas a tener. Es algo así como el límite, el “hasta dónde estás dispuesto a llegar”, es tu horizonte.

Hay personas que se ponen el horizonte más lejos, y otras sin embargo, más cerca. Es obvio, las primeras llegan más lejos.

Desde siempre me ha apasionado conocer a personas que han conseguido retos extraordinarios, y hacer a modo de científico loco un pequeño estudio de qué es lo que había hecho que aquellas personas fueran excelentes en lo que hacían. Existen distintas estrategias, desde no tener otra alternativa, hasta focalizarse mucho en lo que hacían, pasando por ampliar poco a poco su capacidad productiva.

La cuestión es que cuando uno tiene el umbral muy bajo, se queda con las ganas de conseguir algo realmente valioso.

Y esto sirve para todas las áreas de tu vida.

Si con tu pareja pones el umbral de resistencia muy bajo, acabarás por separarte de él o ella sin conocer el verdadero significado de lo que quiere decir estar en pareja (en una relación adulta, se entiende).
Si eres autónomo y no ensanchas tu umbral de resistencia, acabarás volviendo a trabajar para otros tan pronto te ofrezcan un salario base.
Si haces deporte y no ensanchas tu umbral de resistencia, acabarás por no conseguir buenos resultados, ante el mínimo síntoma de fatiga dejarás de hacerlo.

Cuando corrí (mejor dicho, caminé) los 83kms de la carrera Matagalls – Montserrat junto a Joan, descubrí que ese podía ser mi umbral de resistencia. 83kms en 23 horas. Pero podría haber caminado más. El umbral de resistencia no se encuentra dónde está la meta, se encuentra dónde tú decides. Si la meta hubiera estado en el km 120, lo habría conseguido, después de algunas horas más, claro.

Eso es lo que me parece apasionante sobre este tema, tú decides dónde está el límite.

Y si esto es así, yo decido hasta dónde quiero llegar. Y eso, es muy motivador. Y también un problema, porque a veces, tienes que gestionar tu exceso de motivación, para tener algo de equilibrio en tu vida.

Últimamente mi problema últimamente no suele ser la motivación, sino su exceso. Tengo que poner freno a ideas, nuevos libros, escribir más, programar más seminarios, abrir nuevas vías de negocio, etcétera. Pero en algunas otras áreas de mi vida, sí que tengo umbrales de resistencia para ensanchar. Y ahí es dónde está el punto de mejora.

Lo cierto, es que nuestro papel como adultos, y también como padres y educadores, es enseñar a los demás, y demostrarnos a nosotros mismos que podemos llegar más lejos, más lejos de lo que creemos que podemos llegar. Si no te demuestras esto a ti mismo/a habrás vivido al ralentí.

Hay un día en el que te demuestras a ti mismo/a que llegas más lejos de lo que crees que podrías llegar. Ese día todo cambia.

En cada una de las areas de tu vida podríamos hacer un pequeño examen para ver dónde está tu límite:

Con tus hijos, ¿dónde está el límite hasta que pones el grito en el cielo?
Con tu pareja, ¿dónde está el límite hasta que tienes un comportamiento tóxico con ella o con él?
Con tu propia dieta ¿dónde está el límite de la tentación hasta que dices “me pido esa tarta de postre”?
Con tu trabajo, ¿dónde está el límite hasta que tiras la toalla?
Con personas a las que quieres, ¿dónde está el límite hasta que pierdes la paciencia?
Cuando sales a correr, ¿dónde está el límite?


La cuestión es que si te conformas con el límite que has establecido hasta hoy, a lo mejor te quedas a medio camino.

Se aprende tanto ensanchando los límites que creo que tendríamos que tomarnos más en serio la mejora incremental, y no tanto el mantenimiento de los buenos resultados.

Cuando una empresa se conforma con los resultados del año anterior, suele decrecer. De ahí que normalmente a los comerciales se les pida una mejora incremental. “Si el año pasado vendiste 500.000€ en el producto A. Este año, además de eso, tienes que conseguir un 10% adicional”. Esa mejora incremental es la que marca la diferencia, y la que suele traer de cabeza a todos los comerciales de medio mundo.

Como pequeño empresario, mantenerse nunca es una opción. O creces o decreces, es la ley. Por eso creo que cuando haces lo posible por ensanchar ese umbral, entonces todo cambia para mejor.

Así que, este año, me verás caminando la milla extra, en ese lugar en el que sólo hay unos pocos ¿te apuntas?

Que tengas un gran día.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Cayendo en la Misandria

El feminismo como tal surgió en España en la década de los 70

La supremacía blanca y la permisividad del presidente Trump

Imponderables

Hemos de contar con las debilidades humanas...para contrarrestarlas, claro

El negativismo izquierdista como arma de lucha

Los ignorantes son los muchos, los necios son los infinitos; y así el que los tuviese a ellos de su parte, ese sería señor del mundo entero.” B. Gracián

Trump, los supremacistas y el White Power

¿La condescendencia de Trump con los supremacistas provocará el despertar de las Fraternidades negras?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris