Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Un atraco a las pensiones de la Seguridad Social

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 22 de febrero de 2009, 11:01 h (CET)
No es la primera vez que me refiero a este tema ni, por lo que me barrunto, va a ser la última; el caso es, señores, que se confirman los más negros pronósticos que. al principio de esta crisis, nos atrevimos a denunciar. Los previos intentos por parte del PSOE de echar mano del Fondo de Garantía para las Pensiones, abortados en su momento, intentando sacar provecho de los caudales que garantizan las pensiones de los que beneficiarios pensionistas de la Seguridad Social, por medio de inversiones en renta variable y, por tanto, sujetos a los vaivenes y volatilidad de las Bolsas; parece que han vuelto a cobrar cuerpo, como era obvio que se produciría, ante una cantidad tan “golosa” como es el sustancioso fondo de garantía de las pensiones, para las fauces hambrientas de quienes han conseguido endeudar al país hasta la médula y, ahora, no tienen ni el recurso de endeudarse más por medio de emisiones de Deuda Pública, porque saben que ya nadie, en el extranjero ni en España, quiere adquirirla debido a la poca fiabilidad que en la actualidad ofrece la solvencia de la deuda española, que ha sido puesta en cuestión, no sólo por las agencias de calificación de riesgos, como Standard and Poors, y la propia Moody’s, sino que también así lo han entendido las entidades financieras de la UE y EE.UU que vigila muy estrechamente la evolución de la recesión en España, Grecia, Portugal, Irlanda e Italia.

No obstante, vean ustedes como, ante la evidencia de que el Gobierno no saberde donde sacar el dinero necesario para hacer frente al desmesurado paro que se está produciendo y ante el indiscutible hecho de que, esta tendencia, va a continuar en los próximos meses, hasta que se produzca el gran colapso de la Seguridad Socia, éste que tantos han venido advirtiendo ( entre ellos el propio señor Pizarro), ante la impasibilidad culpable de quienes nos gobiernan, del peligro de que esto sucediera; hete aquí que las miradas codiciosas de estos salteadores de caminos que han convertido nuestra nación en su campo de tropelías y rapiña, se han posado en lo que, para ellos, puede ser la piedra filosofal, el alivio transitorio de todos sus males, la soga que les ayude a salirse de las arenas movedizas sobre las cuales se debaten en un intento baldío de sacar la cabeza del lodazal en el que han metido a España. Ya no se conforman con poner en cuestión la viabilidad del sistema de pensiones, para aquellos que todavía no han llegado a la edad de jubilación, sino que también van a poner en peligro las retribuciones que constituyen el fruto de todos los años de trabajo de aquel grupo de personas que ya no pueden trabajar, que fían en sus pensiones, muchos en sus modestas e insuficientes pensiones, para poder seguir viviendo, después de haber cotizado religiosamente ( o laicamente, que da lo mismo) durante toda una vida.

Pero lo que es. Verdaderamente. un atraco a mano armada es que, este seguro que el señor Aznar instituyó para asegurar el percibo de sus pensiones a tanto millones de beneficiarios, va a ir a parar, ¡pásmense ustedes! a adquirir la deuda emitida por entidades financieras, con el objeto, señores, de intentar solucionar ¡el problema de los bancos! Vamos a ver si nos entendemos, señor Zapatero, porque es a usted a quien le vamos a pedir cuentas de esta canallada contra los jubilados, ¿cómo se puede entender el que, después de que fracasara la inyección de dinero que se les dio a los bancos que, no obstante, no han mejorado un ápice la concesión de créditos (que era para lo que se les compraron sus activos tóxicos), ahora insistan en lo mismo, a costa de poner en peligro el dinero de las pensiones?, ¿van ustedes a convertir el dinero saneado del Fondo de Pensiones en la basura emitida por bancos y cajas cuyos balances todos sabemos que están amañados y que no reflejan los valores reales de sus activos? Señores, ustedes no saben lo que se traen entre manos ( o si lo saben y lo disimulan) y no han tenido en cuenta el coste electoral que les va a suponer poner en práctica una medida semejante. Son muchos los millones de personas que viven de sus pensiones y que son muy susceptibles en cuanto se trata de aquellos dineros que los consideran suyos. por haberlos ganado con el sudor de su frente.

Conviene que todo el mundo sepa que las contabilidades de muchos bancos y cajas, de estos que han sido afectados, directa o indirectamente, por la crisis inmobiliaria, están todavía reflejando los precios de los activos mobiliarios tasados según la valoración que se les dio antes de que la crisis mobiliaria provocara su caída en picado; de tal manera que, se puede decir, que estos activos que responden de la deuda que van a emitir las entidades financieras y en los que el Estado va a invertir el dinero del Fondo de Pensiones, es muy probable que no valgan ni la mitad de lo que figura en sus balances. Y yo me pregunto, ¿tiene el Gobierno la facultad de saltarse a la torera los derechos de los pensionistas para invertir los fondos que garantizan sus pensiones en valores basura que, con toda probabilidad, no valdrán ni la mitad de lo que se haya abonado por ellos?, ¿qué clase de gobierno socialista se atreve a perjudicar a los más débiles para favorecer a los banqueros, que no han sabido hacer su trabajo y ahora se ven obligados a mendigar ayuda del Estado? ¿Dónde están los de la farándula que no se levantan de su apoltronamiento para salir en defensa de los pensionistas? ¿Se imaginan ustedes que una acción semejante se hubiera perpetrado por un gobierno de derechas?

Señores, hemos llegado a un extremo en el que parece que la democracia ha desaparecido de esta nación y que, de hecho y de derecho, estamos en manos de un gobierno absolutista, dictatorial e incompetente, por si le faltara la guinda. Han dado al traste con la separación de poderes que garantizan la vigencia de un Estado de Derecho, se han apoderado de todos los resortes del poder; han entrado a saco en las Arcas del Estado; han despilfarrado, en nombre del pueblo; han ofrecido el oro y el moro para que los votaran, sin tener la menor idea de cómo lo podrían pagar; han desmantelado la nación de los valores y principios que la caracterizaban y, por si fuera poco, han engañado, ignominiosamente, a las personas de buena fe que creyeron en ellos, que pensaron que ayudarían al pueblo y que serían garantes de los derechos de los más necesitados. Todo ha sido una filfa, un engaño, un gran circo montado para que, aquellos que los apoyaran, estuvieran entretenidos mientras ellos se hacían con el poder, este poder al que ya nunca van a querer renunciar, aunque para ello tengan que cargarse la Constitución y acabar con cualquier resquicio de oposición. Nos miramos en el espejo de Venezuela y como ella vamos a acabar.

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris