Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Se acabó lo que se daba

Mario López
Mario López
domingo, 22 de febrero de 2009, 11:01 h (CET)
La Asamblea de la Comunidad de Madrid puede que llegue a convertirse en el origen de la voladura del sistema democrático que vivimos actualmente. Y no seré yo el que lo lamente. El espectáculo que han dado este miércoles es de todo punto inaceptable para los seres humanos que vivimos en esta región. Se vuelven a repetir, una y otra vez –de aquí a la eternidad-, los episodios de chantaje. Se intenta dilucidar el estado de corrupción del actual Gobierno y la cosa acaba en agua de borrajas, con la sola intervención de la lideresa.

El Gobierno de la CAM está podrido, pero la oposición no puede sajar la repugnante pústula porque también ella tiene hediondas máculas para dar y tomar. Basta una llamada al orden de la presidenta de la Asamblea y una breve reunión de los portavoces para echar tierra sobre la mierda. Pues, señores míos, hasta aquí hemos llegado. Yo, a mis dieciséis años (en 1972) ya militaba en el clandestino PCE. Me he pasado la vida defendiendo y ejercitando los principios democráticos. Se acabó. Ya hemos tenido bastante. La clase política de este triste país es una ciénaga corrupta, conchabada con una oligarquía insufrible. Ellos son la democracia. Pues muy bien, que me borren de la lista. A partir de ya, cuéntenme entre los hombres libres que están radicalmente en contra de este sistema. No sólo no volveré a votar, sino que haré todo cuanto pueda para mandar a la mierda lo que sobradamente está demostrado que es una mierda.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris