Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

Breve crónica del deporte en España

Mario López
Mario López
sábado, 21 de febrero de 2009, 03:24 h (CET)
En este siglo que a punto está de cumplir su primera década, nuestro país ha alcanzado cotas de extraordinario esplendor universal. Tras erigirse en la puerta principal del narcotráfico a los cuatro continentes, ha dado cobijo a las más importantes mafias del mundo. Estas mafias, como todo el mundo sabe, son las únicas empresas que cuentan con liquidez, en estos tiempos de inconmensurable crisis económica. Ese caudal relicto atesorado por las mafias, necesitado de un buen blanqueo de cara, propició durante las tres últimas décadas un frenesí constructor que supuso, para los más despiertos de entre nosotros, una inmensa fuente de riqueza. “A golpe de ladrillos y prebendas construimos nuestras élites”, podría ser el epitafio para todos los españolitos cuando nos toque compartir lápida, que nos tocará. Este enloquecido torrente de dinero nos puso en poco tiempo manos a la obra de acabar con nuestra sempiterna sequía de goles. Construimos los mejores estadios, formamos a los mejores atletas y, ¡albricias!, nos pusimos a la cabeza del deporte mundial. Los tenistas y golfistas empezaron a afluir en remesas ingentes desde los cuatro puntos cardinales de la península. Nuestros motoristas y ciclistas se convirtieron en los amos de todas las pistas ¡Conseguimos un campeón del mundo de F1¡ Nuestro baloncesto aterrizó en la NBA. Y al fin, el acabose, lo nunca visto, aquello con lo que ya nos podemos morir tranquilos: ¡Ganamos la Copa de Europa de fútbol!

Hoy estamos en recesión. Pero no hay que olvidar que las mafias son las que tienen la pasta y la necesidad de moverla. Y las mafias están bien asentadas en España. Así que aún podemos soñar con ganar… ¡el Mundial de fútbol!

Noticias relacionadas

Sectas y partidos políticos

Los nombres, identidades, intenciones e ideologías importan

Torra y su camarilla de independentistas, desmemoriados pertinaces

“La lesión que hacemos y la que sufrimos no están pesadas en la misma escala. Aesop Fables

Debate en televisión española

Ofrezco en este artículo algunas reflexiones sobre el debate político a cuatro celebrado en el Estudio 1 de la televisión pública

Libertad de expresión

Parece lógica y fácil de entender la diferencia que hay entre rebatir una idea y vejar a una persona solo por el mero hecho de expresarla

¿Cómo se ve atrapada Mervi en los textos de Dickinson para crear esa atmósfera poética?

El libro se hace visible y comienza con una carta de una a otra mujer
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris