Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El anuncio mejor pagado

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
sábado, 21 de febrero de 2009, 03:47 h (CET)
La popularidad y el éxito de la persona célebre es utilizada de forma reiterada para vender productos y promocionar servicios. Con ello, los creadores de mensajes intentan conseguir un doble objetivo; dar un mayor renombre al producto anunciado y utilizar el prestigio del famoso para lograr notoriedad. Prestar un rostro famoso supone un buen contrato publicitario.

Cada anunciante puede concebir y lanzar su campaña publicitaria de la forma que prefiera. Pero es preciso estudiar la utilización de los personajes de renombre en la estrategia publicitaria. Parece ser que un famoso con enorme popularidad confiere a lo que anuncia la dimensión universal de sus éxitos. Algunos rostros famosos son prescriptores de diversos productos.

El anuncio mejor pagado del mundo es el de la actriz Catherine Zeta que ha percibido 16 millones de euros por protagonizar una campaña para una operadora de telefonía móvil. Según LiveScience, Tiger Woods ha roto sus relaciones con una empresa automovilística, Lebron James con una empresa líder del mundo de las nuevas tecnologías y David Beckham con una bebida refrescante. Brad Pitt presta su imagen a una marca de relojes, Isabel Preysley anuncia productos de cosmética, Jude Law, difunde productos de perfumería, Pau Gasol es el prescriptor de una marca de coches y Rafa Nadal cede su palmito a una marca de relojes, Fernando Alonso destaca por su vinculación a una marca de automóviles y la presentadora de televisión Patricia Conde es la protagonista de la campaña de unos grandes almacenes.

Si el comportamiento privado de un popular es incorrecto, cuando su ética y moral quedan en entredicho, es posible que su imagen quede dañada. Por ello, es muy probable que, también, la imagen del producto quede perjudicada.

Todas las decisiones publicitarias que no se orienten al respeto de la persona y a la veracidad del mensaje son un fracaso. Por otra parte hacer un uso continuo de famosos en la publicidad no es lo más deseable. Y no hay que olvidar que la publicidad anuncia bienes y servicios, no figuras ni rostros famosos.

____________________

CLEMENTE FERRER ROSELLÓ. Presidente del Instituto Europeo de Marketing, Comunicación y Publicidad. Madrid.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris