Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Reino Unido   Estado Islámico   -   Sección:   Opinión

Alerta en el Reino Unido

Las continuas detenciones parece que han frustrado posibles atentados
José Manuel López García
martes, 8 de marzo de 2016, 08:51 h (CET)
Aunque el Estado Islámico tiene el estilo occidental de vida como su principal objetivo terrorista, no creo que consigan sus propósitos, porque los medios de vigilancia y espionaje británicos son muy sofisticados y minuciosos. La autorización por parte del gobierno inglés de autorizar los ataques aéreos contra las posiciones de ISIS, han sido el detonante o la mecha que ha encendido, aún con más fuerza, la venganza de los yihadistas. Si bien es cierto que, en su ciego fanatismo, pretenden conquistar Occidente, aunque los aviones británicos no bombardeen a sus combatientes, etc.

Desde la matanza de noviembre del pasado año en París que causó más de 130 muertos, las continuas detenciones parece que han frustrado posibles atentados. Y las líneas de investigación de los diferentes servicios de inteligencia de los países occidentales están logrando resultados espectaculares en su lucha contra el fanatismo terrorista islámico. También los diversos cuerpos policiales están desarrollando una labor magnífica en sus investigaciones sobre los yihadistas. Y todo esto se debe al gran trabajo de los propios agentes, y a sus equipos tecnológicos de espionaje y vigilancia.

Se puede decir que si la amenaza yihadista hubiera ocurrido hace decenas de años los riesgos serían, a mi juicio, mayores para la seguridad de todos. Afortunadamente, el avance de los dispositivos tecnológicos, los satélites espías, los muy sofisticados sistemas de escucha, etc., hacen que estemos más seguros y protegidos.

De todos modos, no conviene bajar la guardia, porque la seguridad absoluta no existe, es un deseo inalcanzable. La brutalidad de los camiones bomba, y de los suicidas que se inmolan, con cinturones de explosivos, en las zonas de conflicto de Oriente Próximo son la prueba de la fuerza del fanatismo. Es la expresión de una ferocidad increíble y de un odio inmenso a lo occidental, y a todo lo que no se doblega al islamismo fanático.

La inestabilidad existente en Libia, su falta de estado, es lo que hace posible la proliferación de grupos del Estado Islámico o de Al Qaeda que pueden encontrar en esta zona desértica del norte de África la plataforma para lanzarse a la conquista por las armas de otros países africanos, como por ejemplo Túnez, y sin olvidar que, en Argelia y Nigeria, el yihadismo islámico existe y actúa.

Menos mal que el yihadismo no prospera en Indonesia, que es uno de os países con más población islámica del planeta, Ya que si hubiera un movimiento de terroristas islámicos de Pakistán, Bangladesh, e Indonesia y Malasia hacia África, y hasta el territorio controlado por el Daesh en Siria e Irak, la situación se podría volver casi incontrolable, respecto a la seguridad y a la evitación de enormes atentados.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?

Intervención en Cataluña

Rajoy ha reaccionado ante el reto o chantaje planteado por Puigdemont

Soy mujer, escucha mi rugido

La violencia contra las mujeres en la vida estadounidense, en primer plano

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris