Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

Internamiento; el justo y necesario

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
viernes, 20 de febrero de 2009, 06:05 h (CET)
El hecho real de que la peligrosidad avance y la seguridad ciudadana retroceda, hace que muchos ciudadanos españoles pidan actualmente la cadena perpetua. Hasta cierto punto es una respuesta lógica frente a la alarma social creada por aquellas personas que reinciden en hechos delictivos, verdaderamente crueles y atroces. El problema social es mucho más complejo que un mero incremento de penas. Considero, pues, que el internamiento en prisión debe ser el justo y necesario para su rehabilitación y reinserción social. Tanto las penas largas como las penas cortas son igualmente inútiles al no permitir un tratamiento adecuado. Antes de aumentar las condenas privativas de libertad, habría que analizar el fracaso rehabilitador de las penas de prisión y su alto coste, las medidas preventivas, los planes educativos, el sistema productivo de exclusión… Quizás tengamos que hacer más hincapié en la responsabilidad por el daño producido, no en la venganza, desde una justicia más reparadora, que no olvide a las víctimas por el mero hecho de que la persona ya ingrese en prisión.

Por otra parte, la realidad es la que es. Las prisiones están desbordadas de drogodependientes, de enfermos mentales, de delincuentes, de asesinos, de violadores, de estafadores…; la población en los módulos es de lo más heterogénea, por lo que la rehabilitación es prácticamente imposible. Tal vez habría que buscar medidas alternativas a las penas de prisión. Otros internamientos más apropiados, no por ello menos exigentes en la reparación a la víctima. La cárcel no es un sitio adecuado para un drogodependiente o enfermo mental. El hacinamiento, en algo que exige un tratamiento individualizado, a mi juicio dificulta enormemente la reinserción del penado, puesto que se deben diferenciar tratamientos.

La reincidencia, el fracaso durante los permisos, es un fallo del sistema. Habría que examinar hasta qué punto el tratamiento dado ha sido eficaz, reparador y preparador para la libertad del individuo. Como también deberíamos cambiar un sistema educativo incapaz de frenar la delincuencia entre adolescentes y de poner paz en las aulas. Hace tiempo que urge remodelar nuestros modelos educativos a fin de educar en valores que lleven a las personas a valorarse más por lo que son como personas, que por los dominios cosechados y por el poderío conseguido a cualquier precio. Al fin y al cabo, toda persona que llega a la prisión es un fracaso de toda la ciudadanía. En consecuencia, el delito es propio y como tal debe pagarse más allá de las simples rejas, pienso que de por vida a la víctima o víctimas; mientras que la pena es general y la debemos saldar toda la sociedad que vive de espaldas al fenómeno de las prisiones.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris