Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Adaptarse o morir

Alex Barnadas
Redacción
viernes, 20 de febrero de 2009, 06:05 h (CET)
No importa lo que dure la crisis, el secreto está en adaptarse a la nueva situación y sacar el máximo provecho de ella.

Todas las empresas incluso aquellas que la crisis sólo les roza, parecen haber entrado en un estado de aletargamiento manteniéndose a la expectativa de lo que hacen los vecinos del sector. Se congelan todo tipo de inversiones y se reducen todo tipo de gastos, cuando el verdadero ahorro no se consigue consumiendo menos papel o menos calefacción, ni siquiera suprimiendo la cena de navidad, el verdadero ahorro se consigue haciendo que la empresa sea más eficiente, mejorando los procedimientos de producción y de gestión. En este sentido las nuevas tecnologías juegan un papel importante, ya que son la base para organizarse. Aun así, muchas empresas continúan calificando la informática como un coste, cuando el verdadero coste es no invertir en ella. Trabajar sin una aplicación de gestión de clientes o de control de producción es sin duda un gasto. También la falta de cuidados de los sistemas de información nos puede pasar factura. Qué pasaría por ejemplo si no protegemos nuestra red. Si un hacker hace destrozos en nuestro servidor, o algo tan habitual como un virus entra en nuestra red. Si no tenemos protección tarde o temprano pagaremos las consecuencias y la reparación será mucho más costosa que la prevención.

En tiempos difíciles, y éste lo es, no hay margen para equivocaciones. Sólo sobreviven los que son más eficaces, que además son los que absorben el mercado que abandona el débil, que ha sido devorado por sus costes. Es la ley de la selva y sin duda veremos caer a algún competidor, pero si queremos mantenernos, o incluso crecer, hay que estrecharse el cinturón. Pero estrechárselo con el esfuerzo de dirigir la compañía a una mayor competitividad.

Qué hacen las PYMES
Una de las fórmulas para mejorar el rendimiento es no abordar directamente los servicios que requieren mayor especialización sino externalizarlos, ya que nos permiten disponer de personal con mucho bagaje sin cargar la estructura empresarial. Además esto ayuda al crecimiento de otras empresas que prestan servicios especializados, por lo que también debemos leerlo como una oportunidad, es decir , debemos focalizarlos en los productos o servicios que mejor conocemos, en los que somos más competentes y, probablemente, abandonar aquellos que, aunque son una promesa de futuro, hoy son un pozo sin fondo. Por ejemplo, una campaña de marketing, en determinados entornos, es mucho más eficiente contratarla a una empresa especializada que hacerla internamente. El problema es que la PYME ve a la empresa externa como un gasto directo, cuando en realidad el despilfarro es hacer la campaña de marketing internamente, ya que va ha requerir más tiempo, más recursos y los resultados serán más pobres que si lo realiza alguien con experiencia.

Qué hacen las Grandes
La gran empresa acierta en externalizar algunos de los servicios, pero todavía podría mejorar su rendimiento externalizando soluciones que hoy está comprando. Por ejemplo, una compañía opta por comprar una costosa centralita de teléfono porque es absolutamente necesario para su actividad. Pero en pocos años se dará cuenta que ha tirado el dinero, que han aparecido una serie de nuevas funcionalidades que no están soportadas como por ejemplo la unificación de la telefonía fija con la telefonía móvil, o video llamadas o simplemente que su dimensión es distinta. La solución correcta no es comprar una centralita más cara, con más prestaciones. La solución correcta es contratar un servicio de centralita, un servicio en el que pagues una cuota mensual por tener la tecnología más adecuada para tu empresa. Es más económico, más fiable y no asumes el riesgo de quedarte con una centralita obsoleta.
El trabajo bien hecho no tiene crisis
Imaginemos por ejemplo una PYME que, consciente de los peligros y problemas que entraña la falta de seguridad de los accesos a Internet, decide comprar un costoso equipo para protegerse de las crecientes intrusiones, especialmente ahora que con el aumento de paro, aumenta la delincuencia. Un equipo de estas características requiere a personal cualificado para mantenerlo y administrarlo, con lo que la PYME decide formar a una persona que destinará cierto numero de horas a la semana a la nueva herramienta. Evidentemente es una decisión acertada protegerse ya que no hacerlo puede suponer mayores costes. Pero el caso es que en dos o tres años el equipo estará obsoleto, la formación del empleado también o peor aun, habrá cambiado de empresa y la PYME volverá a estar desprotegida. En cambio, hoy es posible contratar servicios de seguridad gestionada que incluyen no sólo la administración y el mantenimiento, si no también el alquiler del equipo, con lo que la empresa puede estar trabajando siempre con la ultima tecnología en manos de expertos. Además el riesgo es mínimo. Si el servicio no es de tu agrado cambias de proveedor y no has tenido que desembolsar ninguna suma importante.

No hacer nada, quedarse a la expectativa, es la postura fácil y cómoda que están adoptando algunas empresas, pero sin duda es una imprudencia temeraria en un terreno muy resbaladizo. Hay que subirse al carro de las empresas rentables, hay que poner orden en la casa, eliminar lo que no aporta valor, e invertir en lo que importa, teniendo en cuenta no hay tiempo para errores. Debemos ser conscientes que los modelos tradicionales ya no sirven. Que si queremos garantizar el futuro, si queremos que algo cambie, hay que hacer cosas distintas, hay que buscar soluciones más sencillas, que sean compatibles con el avance tecnológico, y qué mejor que contar con los expertos en cada materia en lugar de intentar pesquisas con personal interno porque creemos que nos ahorramos unos pocos euros.

Debemos ser conscientes que como en otras crisis que ya hemos vivido, se hará limpieza de las empresas menos eficientes y prevalecerán las mejor organizadas con estructuras más flexibles.

Las empresas especializadas son más rentables. Concentran su experiencia, utilizan técnicas más avanzadas y por ello ofrecen más valor con menos costes.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris