Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

La otra gran crisis

Jesús Domingo Martínez
Redacción
viernes, 20 de febrero de 2009, 06:05 h (CET)
Con demasiada frecuencia es noticia el desmantelamiento por la Policía de redes de pornografía infantil. Además, ¿pura casualidad? Siempre es la mayor red, es decir que cada vez es más grande. Eso permite pensar que en nuestra sociedad está aflorando una profunda crisis moral.

Hace años afirmaba Papa Juan Pablo II, en su encíclica "Evangelium Vitae", que el valor de la democracia se mantiene o se cae con los valores que encarna. Y justamente lo que se observa por doquier es una crisis de principios éticos que afecta a nuestras conductas y hábitos. El problema de fondo, denunciado desde hace tiempo por la Iglesia, tiene mucho que ver con el relativismo permisivo, impulsado por cierto tipo de políticas sociales que están poniendo en grave riesgo la propia democracia. Así, una sociedad que reclama e incluso aplaude una legislación a favor de la cultura de la muerte es una sociedad enferma, en la medida que no reconoce la dignidad humana como principio que está por encima del orden político. No se puede perder de vista que tenemos por delante la lenta tarea de recuperar una estima por lo humano que respete la dignidad infinita de toda persona.

Noticias relacionadas

La Orden del Mérito Civil, recompensa para los embajadores

Se concede por la relevancia de los servicios civiles prestados al Estado español

Santa Bárbara

Todo el mundo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena

Desconfianzas y absurdos

La pobreza extrema crece en muchas partes del mundo

¿Juzgamos la rebelión catalana o la unidad de España?

“Seremos tan fuertes como unidos estemos y tan débiles como lo divididos que estemos” J.K. Rowling

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris