Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

A vueltas con la caza de ministros y jueces

Mario López
Mario López
jueves, 19 de febrero de 2009, 12:25 h (CET)
A la gente bien de derechas, que toda la vida ha estado yendo de caza, ahora, como la practica Bermejo, ya le resulta obscena. Durante toda mi vida (tengo 52 años) he conocido gentes de todas las clases sociales, edades e ideologías aficionadas a la caza. He aquí un análisis de la situación actual, elaborado por la Federación Española de Caza:

“Hoy la caza se ha generalizado de manera notoria entre amplias capas de la población. No sólo la caza menor, de más fácil acceso para el habitante de las predominantes áreas rurales agrícolas, sino también la caza mayor, antaño muy reservada a estratos muy privilegiados de la sociedad. Este hecho deriva en parte y por un lado del abandono del campo y del progresivo desplazamiento de numerosas personas a las zonas urbanas habiendo provocando con ello un cierto re-asilvestramiento de entornos agropecuarios y forestales. Por otro deriva también de las importantes economías generadas por la caza considerada como recurso natural y renovable. Sin embargo, todo ello no ha favorecido la recuperación de algunas especies que, en delicada situación hace unos decenios, hoy ya se hallan al borde de la extinción. Es el caso del oso pardo y del lince ibérico, o del bucardo -la cabra montesa de los Pirineos-, extinguido definitivamente en el año 2000. Esto ha tenido una clara traducción en la determinación restrictiva de las especies cazables -las "cinegéticas"- que han sido explícitamente señaladas en el Real Decreto 1095/1989 en el que además de declararse las especies de caza y pesca se establecen normas para su protección.”

Caza Menor: agachadiza, ánade, ánsar común (no confundir con el héroe de Perejil), avefría, cerceta, codorniz común, conejo, estornino, focha común, gaviota, grajilla, liebre ibérica, paloma bravía, paloma torcaz, paloma Zurita, pato colorado, pato cuchara, perdiz moruna, perdiz roja, porrón común, porrón moñudo, tórtola común, tórtola turca, urraca, zorzal, zorro. A una de estas familias de animales fueron a dar caza el ministro Bermejo y el juez Garzón.

En la actualidad existen 5.000 federaciones regionales de caza y 450.000 cazadores federados. Para hacernos una idea de lo que esto representa, baste compararlo con, por ejemplo, lo que ocurre en el deporte de moda, el golf, cuyos campos llenan todos los rincones de nuestro solar patrio, empezando por el centro de Madrid con el green del Canal de Isabel II. En España existen 233.700 golfistas federados. Prácticamente, el número de cazadores duplica al de golfistas.

España es un país que, desde tiempos inmemoriales, organiza sus ocios y fiestas en torno a las matanzas de animales (toros y especies cinegéticas) y, más recientemente, a la cosa esta tan desaborida de los deportes de pelotas. Si vamos a criticar el gusto de nuestros ministros y magistrados, hagámoslo bien. Pongamos sobre la mesa el gran debate nacional: ¿somos un país de bestias? ¿Deberíamos suprimir la caza, la pesca y los toros? ¿Deberíamos esperar a que los animales se mueran de muerte natural para zampárnoslos? Ese sí es el debate y no poner a caldo a dos señores que van de caza, simplemente porque no son del PP y el PP está en los juzgados ¿Es que aún vamos a seguir como en tiempos de “la escopeta nacional” ¡Anda ya, demócratas de pacotilla!

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris