Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

¿Quién es Jesús?

Octavi Pereña
Octavi Pereña
jueves, 19 de febrero de 2009, 12:25 h (CET)
Según la tradición judaica, cuando José y María subieron al templo a presentar a Jesús al Señor, Simeón, un hombre justo que esperaba la consolación de Israel, tomó en sus brazos al niño e inspirado por el Espíritu Santo dijo algo muy significativo de Él: “He aquí, éste está puesto para caída y levantamiento de muchos en Israel, y para señal que será contradicha” (Lucas, 2:34). La declaración que resalto es lo que nos interesa en este momento. Justo al comienzo de su ministerio público Jesús fue el centro de las miradas de todos, dándose posturas muy dispares y para todos los gustos. A lo largo de la Historia, la contradicción profetizada por Simeón sigue vigente. En Jesús, unos se caen y otros se levantan.

Caminando por la región de Cesarea de Filipo, zona en la que proliferaron los templos dedicados a las divinidades romanas, Jesús pregunta a sus discípulos: “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?” Le responden: “Unos Juan el Bautista; otros Elías; y otros alguno de los profetas”.

La pregunta que Jesús hace directamente a sus discípulos nos la hace indirectamente a nosotros y nos dice: “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?” Unos afirman que fue un hombre como todos nosotros, con sus necesidades sexuales, lo cual, lo indujo a tener relaciones sexuales con María Magdalena, de quien tuvo un hijo. Otros aseguran que fue homosexual. Podemos seguir preguntando y oiremos las respuestas más dispares, según los intereses de cada uno. El Jesús que presentan los evangelios nos muestran al Hombre perfecto a quien nadie pudo imputarle pecado. Si se le rebaja a nuestro nivel, afirmando que tuvo relaciones adulterantes o homosexuales, se rompe el modelo perfecto y ello nos abre la puerta que nos permite justificar, entre otras cosas, los comportamientos sexuales ilegítimos.

De lo general pasa a lo particular y pregunta directamente a sus discípulos e indirectamente a sus seguidores de hoy: “Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?” En nombre de todos ellos responde el impulsivo Pedro: “Tu eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente” (Mateo,16:16). Esta respuesta tan contundente no la da cualquier persona, ¿verdad? Es el mismo Jesús quien nos aclara el porque Pedro pudo dar la respuesta de fe que dio en nombre de sus compañeros y nuestro: “Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos” (Mateo,16:17).

No se puede evitar que la gente rebaje a Jesús al nivel de un hombre pecador. Ello no afecta a los verdaderos cristianos que impulsados por el Espíritu Santo declaren: “Tu eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris