Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El PP se equivoca, una vez más

Antonio Sánchez (Madrid)
Redacción
miércoles, 18 de febrero de 2009, 11:52 h (CET)
Que Garzón no es un brillante juez instructor, ya se sabe en el foro de los profesionales.

La honradez, ni se presume ni se aparenta, simplemente, se tiene o no y punto. Un tipo honrado no debe ni pensar siquiera en aparentarlo.

El PP, que se apego, encubriendo a Aznar, a la guerra de Irak, exceptuando las muy prudentes oposiciones de algunos del partido, Rato, entre otros, se empeña ahora en hacer una exhibición frontal de unidad a la luz de una cacería que no desvirtúa en absoluto la actuación de un juez, cualquiera que fuese, que investiga, es su obligación, no a un partido de la oposición sino a unas personas que pudieran haber cometido algún tipo de delito. Y punto.

Equivocadamente, la dirección del PP, adopta el papel de posible victima ante una situación normal en el mundo de la judicatura, sin que, aparentemente, nadie le haya dado vela en el entierro. Al que le guste cazar y pueda hacerlo, que vaya y cace con el mismo decoro que marcha a la presentación de un libro de cualquier intelectual.

La teoría siniestra que intentan algunos de revolver torticeramente el ocio de un juez, un ministro y de quien sea, haciendo creer la conjura de espaldas y a oscuras de dos personas públicas, se nos antoja baladí, insustancial y hasta sencillamente estúpida. Es de comprender: si alguien quiere tramar algo contra alguien, reservara en la intimidad el ardid para no ser objeto de comentario. Nadie se entera pero la confabulación está servida. Por ello, dar pábulo a la cacería es tan patético como inútil. Asociar la cacería con la testosterona y el poder, es impropio de la inteligencia.

Quizá, el problema del PP, de Rajoy y sus compañeros políticos de viaje –Aguirre, Gallardón, Camps y el resto – es que continúan sin transmitir a la ciudadanía.
Y el presidente del Gobierno lo sabe muy bien.

Noticias relacionadas

Votar a un gobernante no es un derecho, es una aberración

Insumisión, Resistencia y Confrontación

El feminismo radical dilapida crédito, cayendo en un espantoso ridículo

“Hablamos de feminazis… no de feministas normales, de infantería. Sino de feminazis y sus mariachis” Arturo Pérez-Reverte.

La palabra construye o destruye. Sepamos elegir

Políticamente incorrecto

Candidatos y democracia

La aparición de cuatro generales en el escenario político español resulta cuanto menos chocante

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris