Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

El comportamiento extemporáneo del PP

Mario López
Mario López
miércoles, 18 de febrero de 2009, 11:28 h (CET)
Me parece a mí que cuando te acusan de robar dinero de la caja no viene a cuento intentar desautorizar a tu delator, arguyendo que lleva la camisa sin planchar. Es una actitud propiamente extemporánea. Algo que hoy no está de moda denunciar, pero en lo que se incurre con creciente frecuencia.

Cada vez son más habituales, en la derecha española, las conductas extemporáneas. Si acusamos a sus dirigentes de habernos involucrado en la invasión de Irak, ellos nos tildan de progres trasnochados y montan un seminario para exorcizar al Mayo del 68. Si denunciamos la masacre de Gaza, ellos la emprenden contra la Revolución cubana. Si se acusa a algunos de sus miembros de crear una trama ilegal de espionaje, ellos denuncian una presunta maniobra de despiste por parte del Gobierno. Si se ingresa en prisión preventiva a alguno de sus colaboradores, ellos denuncian la concurrencia conjunta de un juez, un ministro y un comisario en una cacería. Si se le expulsa de Venezuela por haber injuriado públicamente a su presidente, el diputado popular nos dirá que fue tratado como un preso de Guantánamo. Y así todo. Incluso cuando, sin mediar acusación contra ellos, deciden atacar al Gobierno, lo hacen de forma extemporánea. Por ejemplo, si se cierra el aeropuerto de Madrid por haber quedado inoperativo tras haber sufrido la mayor nevada del siglo, ellos insultan al Gobierno, llamándolo tercermundista, porque nunca en la vida –según ellos- se había visto que se cerrara un aeropuerto civilizado a causa de la nieve; a los pocos días, y por esas mismas causas, se cerró Heathrow y algún otro aeropuerto internacional del mundo civilizado. Lo que está meridianamente claro es que las acusaciones que se han hecho a la dirección del PP en general y a algunos de sus miembros, en particular, están apoyadas en hechos reales, fundamentadas con exquisito rigor intelectual y escrupuloso respeto a la legalidad vigente. Y la reacción del PP, lejos de la que cabe esperarse de un colectivo de ciudadanos adultos y responsables, es la propia de unos chiquillos atolondrados incapaces de prever las consecuencias de esa absurda y temeraria conducta suya. En un sistema democrático que se pretende maduro y racional debe erradicarse el comportamiento extemporáneo. Al PP le faltan unos cuantos hervores. Demasiados, diría yo.

Noticias relacionadas

Lavarse las manos

Guadalupe

Suso do Madrid, A Coruña

La importancia de la ciencia y la tecnología en Europa

Gerardo Seisdedos, Madrid

La ingenuidad con China

Jaume Catalán Díaz, Girona

¿Una legislatura embarrada?

Valentín Abelenda Carrillo, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris