Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El Dios de Darwin

Lisa Justiniano (Madrid)
Redacción
martes, 17 de febrero de 2009, 11:12 h (CET)
La teoría de la evolución no es más que una teoría sin demostrar, consolidada por la ciencia como redefinición del hombre. La propuesta darwiniana suponía mutaciones al azar, cuando éstas desordenan el material genético, son dañinas y no mejoran las especies.

Por otra parte, el mecanismo de selección natural anula los seres débiles, pero no crea especies nuevas, ni la materia inanimada puede organizarse por sí misma y generar una forma de vida compleja (célula). La explicación evolucionista de que la vida se originó en el agua es desmontada porque no existe una reacción química en medio hidrato que libere moléculas de agua, como la combinación de los aminoácidos para dar proteínas. Darwin no consideró la ley de estabilidad genética (toda especie engendra seres de su misma especie) y proclamó que una especie surge de otra. El eslabón perdido entre monos y humanos se pone en entredicho: Los austrolopitecus y homo-habilis eran monos cuadrúpedos mientras que el homo-erectus y sapiens eran hombres, atendiendo al análisis de los canales semicirculares del oído interno. Quizá el mismo Darwin expresó su perplejidad al afirmar: «Siempre surge en mí la horrenda duda de si las convicciones de la mente del hombre, que se ha desarrollado a partir de la mente de animales inferiores, tienen ningún valor o son en absoluto dignas de confianza. ¿Confiaría nadie en las convicciones de la mente de un mono, si es que hay convicciones algunas en una mente así?» o en la frase: “la vida insuflada por el Creador” añadida en la 2ª edición de su obra maestra.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris