Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Macabro asesinato

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
martes, 17 de febrero de 2009, 11:12 h (CET)
Eluana Englaro murió el sábado en «La Quiete» de Udine, a los 38 años, y tras 17 años en estado vegetativo. Le fue desconectada la sonda que la mantenía unida a la vida, y aunque se estimaba que dicho proceso tendría una duración de varias semanas, apenas ha superado los tres días.

El cardenal Javier Lozano Barragán, imploró al Todopoderoso para que la acoja en su seno "y que perdone a quienes la han llevado hasta el desenlace final", calificando la desconexión de "abominable asesinato". Asimismo el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, afirmó que la agonía de Eluana debe ser para todos "un motivo de reflexión y de búsqueda responsable de las mejores vías para acompañar, con el debido respeto, el derecho a la vida, al amor y al diligente cuidado de las personas más débiles".

Sin embargo, tras diecinueve años en coma, el polaco Jan Grzebski, despertó de su larga ausencia física, que no espiritual. Sufrió un accidente laboral y cayó en un profundo coma. Pero despertó y recuperó la conciencia por completo. Afirmó que durante estos años fue consciente de todo lo que pasaba a su alrededor, aunque no podía hablar. Escuchaba las conversaciones de los médicos, afirmaban que no sobreviviría. Y él lo único que quería era vivir y los médicos planificaban su eliminación. Escuchaba todas las conversaciones de los facultativos. Jan estaba vivo y era consciente de todo lo que sucedía a su alrededor.

No es lícito matar a un ser humano para no verle sufrir. Nadie puede autorizar la muerte de un ser trascendental, aunque sea un enfermo incurable, agonizante o en estado de coma profundo, como Eluana. Ella oía cómo planificaban su asesinato. Eluana deseaba vivir pero fue asesinada.

La idea concluyente es que la eutanasia es una equívoca solución al drama del dolor, un desenlace indigno del hombre. La verdadera respuesta no puede ser la de provocar la muerte sino testimoniar el amor, que ayuda a afrontar el dolor y la agonía de forma mas humana. La eutanasia es una patética y equivocada respuesta al sufrimiento humano.

____________________

CLEMENTE FERRER ROSELLÓ. Presidente del Instituto Europeo de Marketing, Comunicación y Publicidad. Madrid

Noticias relacionadas

Virtualidad progresiva

Por fortuna, la civilización asienta sobre numerosos pilares, sumando incuestionables conquistas en un progreso evidente

Una propuesta de cien medidas respecto a la familia

Hay que ver si los partidos quieren resolver problemas o solo vencer a los contrarios

Traficar con el arte

¿Es aceptable que un castillo o una iglesia que forman parte de la Historia de nuestro país, se transformen en la residencia de una familia adinerada?

Top ventas

Lo más vendido en este fin de invierno, comienzo de primavera

El PSOE esconde sus intenciones, pero sus omisiones tendrán consecuencias

“Si tienes que mentir, engañar, robar, obstruir o intimidar para hacer entender tu punto, no debe ser un punto capaz de sobrevivir por sus propios méritos”. Esteven Weber
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris