Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Desconocido Parlamento

Los socialistas van llorando por las esquinas su fracaso, a la vez que difunden que la falta de apoyo la van a pagar con las alcaldías que ocupa Podemos.
Jesús  Salamanca
domingo, 6 de marzo de 2016, 08:36 h (CET)
La ambición de Pedro Sánchez se ha estrellado contra la realidad de un fragmentado Parlamento. Ni a la primera ni a la segunda. El aspirante ha hecho historia porque nunca había sucedido; también es verdad que nunca había estado tan complicada la situación. La aritmética es la que es.

Lo sucedido el 4 de marzo también va a repercutir en la formación de Ciudadanos; máxime en un momento en que han empezado a salir casos de corrupción de esta formación. Solo llevan cuatro días y sus cargos se van ‘pringando’ día a día. La financiación de C’s puede ser el trampolín que lleve a Alberto Rivera a envainarse todo lo que ha achacado a Rajoy y a Jordi Pujol: con ello no quiero disculpar la corrupción de los aludidos. Ni mucho menos.

Sin duda, el Parlamento español se ha convertido en lo que no era. No sé si se parece a Gran Hermano, al Club de la Comedia o a Zapeando. En apenas media docena de sesiones hemos presenciado el ridículo de los llamados emergentes. En esta ocasión solo se ha salvado la formación de Rivera. Empezó la podemita Bescansa mostrándonos el absurdo ridículo de llevar a su retoño a su puesto de trabajo --en un claro acto de postureo, oportunismo y desprecio a los padres y madres que sudan para organizar la vida de sus hijos a diario-- continuaron Iglesias y Doménech con el ‘morreo’ extemporáneo y anormal; completó la faena el portavoz de ERC (Rufián, para más ‘inri’) con su discurso, estúpido, amorfo, hueco, mediocre y absurdo; completó la faena el tal Tardá con sus voces despreciativas al presidente de la Cámara. En una palabra: el Parlamento es un circo donde más parece que se pierde el tiempo que otra cosa. Mientras tanto, sube el paro, se marchan inversiones, aumenta la fuga de capitales,….

Posiblemente no haya sector social y económico que no se haya cachondeado de Pedro Sánchez y de su intentona por llegar a presidente. No solo no está preparado sino que su equipo deja mucho que desear. No hay más que escuchar a Felipe González y a Corcuera. Los podemitas se han ‘tronchado’ del fracaso de Pedro Sánchez. Los seguidores de Rivera han sufrido un varapalo del que tardarán en recuperarse. Rajoy dice que le han hecho perder el tiempo. Los nacionalistas siguen cerrados a cal y canto dispuesto a levantar un muro, los proetarras en el Congreso callan en espera de su oportunidad y en el seno del PSOE ya planifican la forma de relevar al dos veces nefasto y fallido, Pedro Sánchez.

El colmo del ridículo podemita llegó con la alusión a la ‘cal viva' de González. Un ridículo que se incrementa con las estupideces frecuentes a las que recurre ‘coleta morada’. Los socialistas van llorando por las esquinas su fracaso, a la vez que difunden que la falta de apoyo la van a pagar con las alcaldías de Manuela Carmena (Madrid), Ada Colau (Barcelona) y ‘El Kichi' (Cádiz). Pero no, estén ustedes tranquilos, porque hoy el PSOE es un partido en las últimas, a dos cuartos de hora de ser engullido por la formación chavista que preside Iglesias o, como decía ayer un alto cargo del PSOE de Valladolid: “Pedro Sánchez nos ha convertido en un partido casi difunto”.

No es de recibo que los socialistas aprieten a iglesias porque éste tiene al PSOE agarrado por las criadillas y apenas dispone de capacidad de reacción. De nada sirve aquello de que “dimos el apoyo a ‘Podemos’ a cambio de nada”. Lo cierto es que hubieran dado el gobierno de los ayuntamientos a una rehala cualquiera, llegado el caso, con tal de que el PP no tacara poder. Y lo hicieron con odio en los ojos y en las palabras. Lo demás son cuentos de la madre Celestina o de la esperpéntica Bescansa.

Pero fíjense en un dato: el PSOE puede acabar con varias alcaldías de ‘Podemos’ aunque pueden pagar caro su odio ya que al PSOE le sujetan los podemitas en algunas autonomías como Asturias, Extremadura, Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana. Al tiempo.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El progreso de estos tiempos

18/10/2017 00:00:23

El olvidado crimen de lesa patria

Entre el PP y JxSí están haciendo de este país un total desastre

¿De qué depende la auténtica calidad de vida en la vejez?

La esperanza de que las cosas podrían mejorar alguna vez, va esfumándose sobre todo entre los jóvenes

El buen pastor

Una persona si no es guiada por el Buen Pastor está expuesta a ser absorbida por un extremismo ideológico

Puigdemont no cede

La carta de Puigdemont a Rajoy es más de lo mismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris