Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   -   Sección:   Opinión

El asombro de la sociedad española

Manuel Ibañez Ferriol
@manuelvcia
domingo, 6 de marzo de 2016, 08:36 h (CET)
Y por extensión, de la sociedad europea y mundial. No hay ningún país de la Unión Europea, dónde no exista una forma determinada de gobierno, habiendo dejado pasar ya tres meses después del proceso electoral. Lo que más sorprende, es el hecho de que el partido más votado, no es el que accede a formar un gobierno estable. Una bi-alianza, pobre en número de diputados, insuficiente para liderar una mayoría, es la que ha tenido la feliz idea de iniciar el proceso para formar un gobierno. Lo cierto es que no lo entiendo y me asombro.

Todos sabemos que las ansias de poder, son lo que priman en la clase política española de cualquier color o signo. Cada uno, arrima el ascua a su sardina, y lo único que le importa es asegurarse el sillón y el cobro de la nómina, mientras que lo demás, poco o nada importa. Por tanto, si la prioridad de los políticos españoles es esa, ¿Qué podemos esperar la sociedad en conjunto? Porque una cosa hay que decir: no hacen nada, y sin embargo cobran la nómina como diputados y senadores. Además de los pluses correspondientes por colaborar en las cadenas de televisión de uno u otro signo. Les da lo mismo, lo importante es aparecer en los canales y cadenas de radio y televisión, porque así se les ve, y encima perciben una serie de complementos en concepto de dietas.

Y así, pasan los días, como dice el bolero. Siguen alimentándose de la sopa boba de la marca “españoles”, que sufren y padecen de verdad los desmanes y caprichos de la casta política, sin distinción. Todos los días asistimos a los linchamientos continuados de unos contra los otros, como si del circo romano se tratará. Aquí, la arena es la tecnología, con sus debates aburridos y soporíferos de salvadores de la patria –esa es la etiqueta que les gusta colocarse-, claro porque de ella maman y pacen.

Mientras tanto, el paro sigue subiendo, los desahucios se producen a diario –a una mujer de 80 años se le tira de su casa por no poder pagar 139 euros-, los recortes en materia sanitaria, siguen a la orden del día, en materia educativa, cada vez nos alejamos más de los objetivos europeos, las ciudades siguen estando sucias, no se acometen nuevas obras ni se mantienen en buen estado las ya existentes, el turismo pierde puntos, la actividad portuaria desciende en cantidades alarmantes –el Puerto de Valencia ha tenido una disminución de su actividad entre el 15 y el 20%-, las industrias, no pueden cumplir con sus objetivos fabriles, los inversores extranjeros retiran sus capitales, ante la incertidumbre política, social y económica; los capitales nacionales, se llevan a paraísos fiscales, para ser protegidos; el precio de los productos del mercado, son cada vez más caros, las exportaciones han sufrido un parón importante y así pasan los días, y yo desesperado, y tu contestando: quizás, quizás, quizás.

Todo el esfuerzo realizado durante los cuatro años pasados, resulta que no sirve para nada. En vez de tirar todos del mismo carro y dirección, nos hemos puesto a tirar cada uno de su carro autonómico, y a ver quién tira más fuerte. El peligro reside en que se puede romper, porque la cuerda no está firme, cuidada y sobre todo limpia y preparada para ir tirando de la misma.

Debemos devolver la seriedad a la política española. No podemos seguir teniendo ejemplos de políticos corruptos de uno u otro signo y condición, que lo único que están consiguiendo es que nos señalen con el dedo y que seamos los mejores payasos de la política circense mundial. Nuestra historia –sin adulterar y sin partidismos-, no nos debe permitir la dejadez en la que nos encontramos. Hemos sido un Imperio no hace muchos siglos, hemos dado ejemplo de unidad y de categoría, con cada uno de los gobiernos y reyes, que han hecho de las Españas, esas tierras, dónde nunca se ponía el sol. Ahora tristemente, el sol nos pide permiso para lucir y brillar, porque no hay una actitud unificadora.

Pensemos en todos estos temas, y que pronto se aclare nuestra situación, porque necesitamos un gobierno fuerte, para salir de nuestro asombro colectivo.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris