Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cristianismo originario  

¿Qué cambió el rumbo de la humanidad?

María José Navarro
Vida Universal
martes, 17 de febrero de 2009, 11:00 h (CET)
Mucha ha sido la influencia que las religiones en todos los tiempos y lugares ha tenido en el transcurso de la historia, también en el occidente cristiano ha sido esto así; sin ir más lejos se podría afirmar que el principal motivo de que surgiera el Nuevo Testamento fue Jesús de Nazaret, Su vida y Su obra. Lo que no quiere decir que lo escribiera El, ni tampoco los testigos oculares de Su vida. Más bien se supone que fue escrito entre 40 y 60 años después de Su muerte. Una razón de peso parece ser la aparición de un hombre llamado Pablo, quien más tarde se convertiría en cabeza de la Iglesia y quien a pesar de no conocer personalmente a Jesús de Nazaret, se permitió intervenir muy directamente en lo que más tarde quedaría establecido como la "religión verdadera". Por ejemplo Jesús habló de cumplir los Diez Mandamientos, mientras que Pablo dijo: "La fe basta".

Más tarde entre los años 380 y 400 surgió una casta sacerdotal con la idea de que los cristianos originarios o la propia enseñanza de Jesús de Nazaret no eran del todo válidos o valiosos. Con ello la iglesia de Roma quería asumir el papel dirigente, para lo que necesitaba escrituras que pudiesen avalar y legitimar su plan. Por ello encargó a doctores, letrados y teólogos seleccionar de entre las escrituras que circulaban, las que pudieran corresponder a sus fines.

En el siglo IV el catolicismo era ya la religión oficial del imperio romano y contradecir a la Iglesia se pagaba con la pena de muerte. Por tanto es de imaginar que la selección de textos no la hiciera un investigador independiente libre de prejuicios. Dámaso I encargo esa tarea a san Jerónimo, un letrado que tuvo que seleccionar según los intereses de la iglesia aunque con su criterio, lo que no le resultó siempre fácil. Jerónimo fue plenamente consciente que las generaciones futuras le llamarían falsificador, ya que por ejemplo habló de la existencia de un texto secreto del evangelio de san Mateo, que nunca vio la luz. No es casualidad que la gran biblioteca de Alejandría se quemara en el año 389 y que la misma iglesia hiciera desaparecer otros muchos escritos, de forma que lo que hoy día nos parece un texto compacto, en realidad tuvo un proceso de redacción que no siempre fue imparcial y con un criterio de selección arbitrario, lo que evidentemente propició un rumbo de la humanidad insospechado y con consecuencias catastróficas incluso hasta nuestros días.

A pesar de todo no se puede decir que la Biblia actual no contenga nada de lo que quería en principio Jesús de Nazaret. Por ejemplo, en ella encontramos el Sermón de la Montaña y en el Antiguo Testamento los Diez Mandamientos. También se ha salvado lo que dijeron los grandes profetas como Isaías que dejó escrita su visión del Reino de la Paz, la que cobra cada vez más sentido en esta época de grandes transformaciones.

¿No ha llegado el momento de dar un nuevo rumbo a la humanidad, dejando atrás todas estas falsificaciones e intereses humanos y haciendo aquello que realmente nos quiso transmitir Jesús, el Cristo? Los maravillosos principios del Sermón de la Montaña marcan un nuevo rumbo para un nuevo tiempo al que cada uno puede contribuir.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris