Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Democracia eres tú

Mario López
Mario López
martes, 17 de febrero de 2009, 11:00 h (CET)
La democracia liberal se basa en la existencia del sufragio universal, la independencia de los tres poderes montesquianos y la economía de mercado. El sufragio universal permite a la ciudadanía elegir, cada cuatro años entre dos partidos políticos, a los responsables de repartirse el poder legislativo, conformar el gobierno del poder judicial, dirigir el poder ejecutivo y asegurar la subsistencia de la economía de mercado. Así pues, la esencia de la democracia liberal reside en el bipartidismo.

Un bipartidismo que garantiza el mantenimiento del sistema financiero, las fuentes de producción, el comercio y el mercado laboral en manos de la oligarquía internacional (es decir, el 1% de la población). Y permite la alternancia en el poder, por aquello de dar al sistema un cierto toque regeneracionsita. En España este espíritu queda bien expuesto en el ideario de Joaquín Costa, al que debemos ese gran lema suyo: «Escuela, despensa y siete llaves al sepulcro del Cid». En Estados Unidos el bipartidismo lo constituyen el Partido Republicano y el Partido Demócrata. No sé, a fecha de hoy, qué sentido puede tener llamar a un partido Republicano y al otro Demócrata. Republicano es aquel que defiende una organización del Estado cuya máxima autoridad es elegida por los ciudadanos o por el Parlamento para un período determinado. Atendiendo a esta definición, los dos partidos norteamericanos son republicanos. Demócrata es aquel que defiende la doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno. En mayor o menor grado, los dos partidos norteamericanos también son demócratas. Entonces, ¿por qué uno se hace llamar de una forma y el otro de otra, si a los dos partidos ambos conceptos les definen por igual? Vaya usted a saber. En España, sin embargo, somos más originales. Nuestro bipartidismo se sustenta en el Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español. Popular es lo propio de las clases más desfavorecidas y, en fin, no creo yo tal cosa sea aplicable a los señoritos de Génova 13. Socialista es aquel que defiende un sistema de organización social y económico basado en la propiedad y administración colectiva o estatal de los medios de producción y en la regulación por el Estado de las actividades económicas y sociales, y la distribución de los bienes. Bueno, si el PSOE es partidario de ese sistema político nos tiene muy engañados. El caso es que, a diferencia de los americanos, los españoles contamos con dos partidos que se hacen llamar de forma contraria a aquella que les define. Es curioso. En cualquier caso, americanos y españoles tenemos en común una cosa: que sólo podemos elegir entre leche entera o semidesnatada. Democracia liberal, que está muy bien para el que tiene la vida resuelta.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris