Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

IU de Córdoba quiere cerrar la protectora El Arca de Noé

Julio Ortega
Redacción
viernes, 13 de febrero de 2009, 11:58 h (CET)
Apartado 3.13 del Programa Electoral de Izquierda Unida para las Elecciones Generales de 2008: “Promover la Ley Marco de Protección Animal que mejore las 17 Leyes Autonómicas ahora vigentes donde predomina el sacrificio de los animales como única solución al abandono”. Curioso el modo de interpretar dicha promesa por parte del Ayuntamiento de Córdoba en el que gobierna esta Formación, ya que lejos de aprovechar el recurso con el que ya contaban siendo así coherentes con su Declaración de Intenciones: la Asociación para la defensa de Animales y Plantas Arca de Noé que, dicho sea de paso, no les cuesta ni un céntimo porque se mantiene gracias a contribuciones voluntarias, han decidido desde el Consistorio cerrarla, lo que tendrá como consecuencia que los perros allí refugiados irán a parar directamente a la Perrera Municipal, un verdadero Centro de exterminio que no facilita las adopciones y en el que el año pasado se sacrificaron a más de 3000 animales. Como podemos comprobar, de impulsar una legislación que acabe con la muerte como remedio a la lacra de tantos animales desechados por sus dueños, han pasado al sacrificio como resultado del cierre por ellos impuesto de un Albergue en el que se llevan a cabo campañas contra el abandono, a favor de la adopción responsable, por la esterilización y por supuesto, en el que no se les mata.

Esta Protectora está situada en la Sierra de Córdoba, en un suelo calificado como “no urbanizable”, pero en el que la Ley sí permite la existencia de instalaciones de interés social o de utilidad pública y creo que en este caso se cumplen ambos supuestos; incluso aquellos para los que la suerte o el dolor de los animales en un asunto sin la menor importancia, tendrán que admitir que el que no deambulen perros vagabundos es un hecho positivo para la Población y que contribuye a evitar posibles accidentes o ataques, lo que ya en si constituye algo socialmente beneficioso. El Albergue ocupa el lugar más aislado dentro del terreno, está alejado de las viviendas del entorno y las labores de mantenimiento y limpieza en el mismo son diarias. ¿Por qué se produce entonces esta orden de cierre por parte de la Gerencia de Urbanismo de Córdoba?, pues como consecuencia de las reiteradas protestas de los propietarios de las parcelas colindantes que, desde hace tiempo, vienen expresando su rechazo a la existencia de la Protectora en ese lugar. Claro, que dicho así alguno puede pensar que esta gente tiene sus razones, aunque una vez que aclaremos lo siguiente tal vez se comprenda mejor lo indecente de tal pretensión: esos poseedores de tierras en la zona, que en algunos casos tienen en las mismas casas utilizadas como segunda residencia, están fuera de la Ley; sus propiedades no cuentan con permisos. En cambio, el Arca de Noé dispone de las autorizaciones de la Junta de Andalucía y está en posesión del correspondiente número de núcleo zoológico; cierto es que aún disfrutando de todos los requerimientos legales para el desarrollo de su actividad no goza de la licencia que acredite su actual emplazamiento, lo que se solucionaría si desde Urbanismo se le concediese tal y como contempla la Normativa en atención al interés público antes mencionado. Pero lo más ofensivo del asunto es que los denunciantes no han tenido el menor reparo en levantar sus chalés de obra en ese mismo lugar y en este caso, la Corporación no sólo no se lo impide sino que atiende a su petición de que desaparezca la Protectora. Y todavía hay más, uno de los principales instigadores de esta maniobra para acabar con el Refugio canino y de los que encabezaron las denuncias, un cazador cuya vivienda ilegítima es de las más cercanas al Centro de Protección Animal, ha levantado en la misma una perrera para guardar a sus canes de rehala; otro vecino próximo ha hecho lo propio para sus caballos. Así que nos encontramos con que un Ayuntamiento de Izquierdas, cuya ideología le hace estar en contra de la especulación y a favor del respeto al medio ambiente, cede a las presiones de unos individuos a los que les molesta la presencia de un Albergue para animales abandonados, mientras están disfrutando de sus casas y piscinas construidas de forma ilegal e incluso, edifican cheniles para sus propios perros, que en algunos casos acabarán por desatender. ¿Es o no es sangrante la cuestión?.

El interés primordial de una protectora es dar cabida al mayor número de animales posible y tenerlos en buenas condiciones, salvarle la vida a cuantos más mejor, servir como centro de adopción, trabajar por su bienestar y contribuir a que la Sociedad tome conciencia de que estas criaturas no son objetos de usar y tirar, son seres vivos que juegan, aman y sufren como nosotros, con la diferencia de que en su caso, su destino normalmente no depende de ellos, sino del trato que quieran dispensarles las personas. Parte de los perros que acoge el Arca de Noé proceden de los que estos mismos vecinos de fin de semana han ido abandonado; otros son de cazadores de la zona, un colectivo dedicado a matar animales por diversión y no creo que haga falta explicar cuál es el fin que le procuran en muchas ocasiones a sus canes; no son pocos los que apaleados o tiroteados por ellos una vez que no les son útiles, han ido a parar a este Albergue donde han recibido el cariño y cuidados que antes se les negaron. La Protectora no es un negocio, no tiene ánimo de lucro ni genera beneficios, no recibe subvenciones, vive de las aportaciones de particulares preocupados por esta tragedia y los que en ella trabajan no reciben un sueldo por su labor ni lo piden - hace mucho que renunciaron incluso a solicitar cualquier ayuda económica del Gobierno Municipal, que prefiere destinar fondos a subvencionar por ejemplo la tauromaquia -. Los que allí colaboran con su esfuerzo, dedican sus recursos y su tiempo a la atención de unos animales por los que casi nadie se preocupa y a los que muchos desprecian y maltratan. Su única compensación - y no es poco - la reciben en forma de cariño y agradecimiento por parte de unos animales que si tantas veces muestran amor y fidelidad por quien les hace daño, qué no ofrecerán a aquel que los atiende y cuida con el respeto y afecto que se merecen. De la gente que quiere que desaparezcan de allí no sólo han recibido protestas y amenazas, también han tenido que tragar hiel y lágrimas las veces que aprovechando que no había nadie, han entrado en las instalaciones y han torturado y matado a perros. No es fácil imaginar la sensación de rabia, el dolor y la impotencia que produce comprobar como a un animal que un día rescataste malherido y hambriento, que conseguiste salvar, que lograste que volviese a sentirse querido y del que una tarde te despediste con una caricia y viéndole mover el rabo, te lo encuentras la mañana siguiente tumbado sobre un charco de sangre y sin vida

Por eso, porque sólo les mueve el deseo de paliar el sufrimiento de estos seres tan castigados y jamás el enfrentamiento con vecinos, desde El Arca de Noé hablaron con el Ayuntamiento y durante las últimas elecciones, el Presidente de la Gerencia de Urbanismo les aseguró les proporcionaría un terreno municipal como nuevo emplazamiento; aquel ofrecimiento hoy parece hecho como parte de una estrategia para recabar votos porque la promesa se ha quedado en nada; ya no hay suelo público para mantener unas instalaciones donde cuidar a los perros que muchos de aquellos para los que este Equipo gobierna han abandonado o golpeado, pero sin embargo, sí hay complicidad con la demanda egoísta de unos ciudadanos a los que les molesta que el refugio de los animales esté relativamente próximo a sus parcelas ilegales.

En muchas ocasiones he escrito contra el maltrato a los animales y haciendo mención a la apatía de los políticos por esta realidad que a tantos atormenta, sobre todo a las víctimas, unas criaturas inocentes absolutamente desvalidas en esta Sociedad. De algunas administraciones, conocidas sus prioridades, poco me extraña tal comportamiento alejado de un compromiso real por la defensa de los más desfavorecidos, pero en el caso que nos ocupa me duele especialmente tener que redactar estas líneas. Izquierda Unida es un Grupo al que me siento muy cercano, por afinidad y por razones personales; a esta Formación siempre la he considerado como la más volcada en corregir la situación de desamparo de aquellos seres que por falta de medios, indefensión, marginación o exclusión social, para otras únicamente cuentan durante la campaña electoral. Y si hablamos de animales, en más de una ocasión he admirado su valentía por poner fin a las corridas de toros en varias de las localidades en las que ha alcanzado responsabilidades de gobierno. Nunca pensé que tendría que escribir algo así de este Partido y lo hago con una gran sensación de tristeza, pero no hay interés personal o simpatía que pueda llevar a consentir de unos lo que se concibe como deplorable en otros. Por eso hoy tengo que expresar más allá de mi desengaño, mi absoluto rechazo a la actitud de la Corporación de Izquierda Unida de Córdoba con Rosa Aguilar a la cabeza, por su decisión de obligar al cierre de la Protectora El Arca de Noé; por su connivencia con las exigencias de un grupo de ciudadanos propietarios ilegales y a los que les trae sin cuidado la suerte de muchos animales; por su incumplimiento de una promesa realizada cuando querían ganarse la confianza de los votantes y también, porque gracias a ellos, gran cantidad de animales tendrán que ser trasladados a Sadeco, el eufemísticamente denominado "Centro de Control Animal" y cuyo modo de entender esa función, es no preocupándose porque los perros sean adoptados y sacrificándolos de forma masiva, imagino que, como suele ocurrir en estas perreras y por reducir gastos, utilizando inyecciones baratas aunque eso suponga que los perros tarden muchos minutos en morir, poco les importa prolongar su agonía si tal hecho implica ahorrarse unos céntimos en el proceso.

A menos que nos movilicemos de forma inmediata y masiva contra esta injusticia que se va a cometer y que a muchos les va a costar la vida, el destino trágico de esos animales de El Arca de Noé de Córdoba está decidido porque nada significan para un Grupo Político Municipal, el mismo que en su Programa Electoral afirmó estar muy preocupado por el maltrato a los animales y que rechazó su muerte como solución al abandono, prometiendo legislar en ese sentido si obtenían el respaldo necesario. En Córdoba lo tienen, ahora sólo les falta encontrar la dignidad, la ética y la sensibilidad que parece que han perdido.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris