Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

El gran Guayomin nos la ha metido doblada

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
miércoles, 11 de febrero de 2009, 11:19 h (CET)
El gran Guayomin nos la ha metido doblada a todos los españoles. Aquí andamos, echándonos en cara las risas de unos y la desvergüenza de otros, debatiendo sobre el sexo de los ángeles mientras las noticias alarmantes se ciernen sobre nosotros dispuestas a clavar su garra cruel y devorarnos a la primera señal de abandono. Pan y circo. El Guayomin nos la ha metido doblada.

Mientras algunos ríen sobradamente motivados la ingenuidad de otros, doscientos mil parados contienen el aliento, sin saber por qué las risas, sin entender por qué el cachondeo. Aquí anda media España desternillándose mientras tanto de lo machote que es la izquierda, lo listísimo que es Guayomin y lo seria e imparcial que es la Sexta. La derecha mediática se lame las heridas y escucha medio groggy la cuenta de protección. Seguimos inflándonos a tortazos mientras los periódicos titulan que se triplican las familias y empresas en quiebra. Pan y circo. O sea, Guayomin. Doblada. A toda España.

Mientras la derecha intenta averiguar por donde le llueven los votos de la izquierda, no sabe-no contesta a las encuestas sobre su futuro. Seguimos teniendo una derecha indigna de España, incapaz de defender sus valores éticos y morales tradicionales y hacerlos compatibles con una sociedad en la que los derechos de los más débiles se hagan respetar. ¿Por qué han abandonado en las manos de la izquierda los compromisos con los trabajadores, con los desheredados, con los obreros? Quizá sea porque antes tiene que comprobar qué hacen los demás, qué hace la competencia, tiene que coger aire y orientarse, saber por dónde viene el futuro, saber qué necesita la clase media. Quizá antes tiene que aprender a no caer en las guayominadas de la izquierda. Pan y circo, entretenidos mientras tanto, sin pensar en los problemas de la sociedad, que bastante tenemos con los nuestros. El Gran Guayomin se la ha metida doblada a toda España que no parece preocupada de su futuro, que no conoce sus problemas porque está entretenida. Pan y circo. Cualquier tarde de éstas Zapa invitará a Guayomin a merendar. Hay que ser agradecidos.

Y Guayomin será el rey de la prensa mientras no nos importe tener un gobierno que nos prometió pleno empleo y que no ha reconocido la crisis hasta que los parados hacían colas de doscientos metros en las oficinas del INEM. Y el PSOE, por arriba en todas las encuestas de voto. Excepto en las del propio PP, claro. Gracias a la derecha incapaz triunfa la izquierda incompetente. Mientras nos reímos de/con Guayomin, mientras nos distraen con pan y circo, los periódicos titulan que la gran banca triplica sus morosos.

Y eso que hace unos meses dábamos lecciones a todo el mundo mundial de banca de categoría king size, de banqueros chachipirulis y comprometidos con la causa.

Despreocupada mientras tanto, la derecha no se fía de sí misma y se espía intranquila y nerviosa; ánimo, que el enemigo está con nosotros. Entre nosotros. Ésta es la derecha autodestructiva, la derecha guayomin de un país guayomin. Para guayomines los traidores-espías, los espías-payaso que trabajan desde el gobierno de la Comunidad de Madrid para el gobierno de España. Eso es apoyo institucional concienciado y generoso. Con el sustento de los medios. De los medios interesados, claro.

¿Cuánto ha aumentado el paro mientras usted leía este artículo? ¿Cuántas empresas han cerrado mientras Guayomin graba su video? ¿Cuánto ha aumentado la morosidad bancaria mientras en Intereconomía andaban reunidos para evaluar los daños? ¡Y qué más da, nos echamos unas risas con las torpezas de la derecha, nos creemos superiores y todo va chachipiruli, cuando se nos acabe el paro ya dejaremos de reír, pero mientras tanto que nos quiten lo bailao.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris