Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Campaña electoral entre escándalos de corrupción y algaradas neonazis

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
martes, 10 de febrero de 2009, 11:40 h (CET)
Este pasado fin de semana, entre detenciones presuntamente vinculadas al PP, ataques contra las sedes del PP y UPyD en Galicia, y botellazos contra los antidisturbios en Santiago de Compostela, se ha decretado el inicio de la campaña electoral para las elecciones gallegas y vascas, que terminará allá por el mes de junio, después de celebradas las elecciones al parlamento europeo. Campaña que, por lo que vemos en su arranque, tendrá de todo menos de democrática y sí mucho de parecida a las campañas electorales que padecen los ciudadanos de países dirigidos por totalitarios populistas como Venezuela.

Baltasar Garzón, perejil en todas las salsas, justiciero con aspiraciones a Nobel, para la izquierda oportuno donde los haya, presunto negligente cuando de narcotraficantes se trata y diligente cuando de campañas propagandísticas se trata, el mismo que sigue sin contarnos quién dio el chivatazo a ETA, sorprendía el viernes con unas detenciones que desde las agencias de noticias se vinculaban casi inmediatamente con el Partido Popular. Francisco Correa, testigo de la boda entre Alejandro Agag y Ana Aznar Botella, y su esposa, así como quien en tiempos de Cuiña fuera secretario de organización del PP de Galicia, estaban entre los detenidos. Ni que decir tiene que “El País”, de la mano de Mercado –ya saben, el que con tal de meterse con los populares resucita a madres difuntas-, se apresuró a afirmar que Correa se jactaba de controlar al PP. El mismo diario, pese al secreto de sumario, hacía públicas grabaciones telefónicas que tenían por protagonistas a los populares de Madrid, Valencia y Galicia. Escándalo que podría llevarse por delante al PP y que estalla a menos de treinta días de unas elecciones de ámbito regional pero trascendencia nacional. Casualidades de la vida.

González Pons, pasándose, él sabrá por qué y debería de aclarárnoslo, la presunción de inocencia por el forro de sus caprichos, ha tenido a bien declarar que “cuatro chorizos no son el PP”. María Dolores de Cospedal se ha apresurado a acusar, creo yo que con razón, al PSOE de utilizar los resortes de las instituciones del Estado para tratar de acorralar al PP. Lo cual está muy bien, pero, oiga, que si ha habido choriceo o se ha cometido cualquier delito se investigue y se haga recaer el peso de la ley sobre los culpables, si los hubiera. Claro que igual va a resultar que todos los escándalos que estamos conociendo de un tiempo a esta parte no son más que la punta del iceberg. El Estado de los partidos impuesto desde 1978 o tal vez aún antes.

“Tengo un tema gordo en Valencia, con un PAI prácticamente cerrado, el tío pide 1.000 kilos de más. Compramos a 10.000 y vendemos a 20.000. Ganamos 12.000 kilos. Un empresario pone el 50% y yo otro 50%. De mi 50% yo reparto con Ramón Blanco, con Álvaro (Pérez), con Pablo y con el alcalde... Hay un tema medioambiental que lo desbloqueo yo”, afirma el tal Correa, conocidísimo en Génova aunque ahora todos renieguen, en la transcripción publicada por “El País”. Que se investigue. Como también a Rubalcaba, a quien se haya saltado el secreto del sumario y, si fuera necesario y se demostrara que la Audiencia Nacional no es competente para investigar este presunto escándalo de corrupción, al propio Garzón.

Como traca final a la inauguración oficiosa de la campaña electoral está el intento de batasunización de la sociedad gallega. Sedes del PP y de UPyD atacadas por radicales kaleborrokeros. Éxito de “Galicia Bilingüe” que consiguió este domingo reunir, contra el intento de exterminio del castellano en Galicia, a más de cinco mil personas en la plaza de Quintana de Santiago de Compostela. Y eso que el PP de Feijóo va de mal en peor y es presumible la hecatombe.

Los grupos nacional-socialistas independentistas, enfadadísimos porque gran parte de la sociedad civil de Galicia no se someta a su tiranía, trataron de reventar la marcha de pacíficos ciudadanos e hicieron lo único que saben hacer y que ya es conocido por sus actuaciones democráticas en el País Vasco, Cataluña e incipientemente, de la mano de la hermana de Txiki Benegas en Castilla: liarse a mamporros con los antidistubios, lanzar botellas de cerveza y prender fuego a contenedores de basura. Tres neonazis detenidos es el balance de la algarada.

¿Es que alguien puede dudar que la izquierda haya decretado el inicio de la campaña electoral?

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris