Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

Las desafortunadas manifestaciones de María Dolores de Cospedal

Mario López
Mario López
martes, 10 de febrero de 2009, 11:40 h (CET)
María Dolores de Cospedal acusa públicamente al PSOE de orquestar una operación de acoso y derribo contra su partido, el PP, haciendo uso ilegítimo de medios del Estado tan poderosos como son el Ministerio del Interior o la Fiscalía General. Quisiera contestar a la joven dirigente popular como hiciera Nicolás Redondo a Marcelino Camacho, años ha, en el curso de una discusión cuyo contenido se ha borrado de mi memoria.

“No es eso, Marcelino. No es eso y tú lo sabes”. Yo le diría lo mismo a María Dolores: “No es eso, Lolita. No es eso y tú lo sabes”. Claro, la secretaria general del PP es demasiado joven para acordarse de lo que fue la campaña de acoso y derribo que orquestó su partido para derribar a Felipe González, con la colaboración de toda la prensa reaccionaria española y otros poderes fácticos que no merecen ser recordados. Aquello sí que fue una campaña virulenta y no lo que ahora se quiere denunciar. Lo de hoy es, simple y llanamente, el desenmascaramiento de una pandilla de ladrones de guante blanco con carné del Partido Popular. Y solo eso. La Fiscalía y el Ministerio del Interior tienen la obligación constitucional de perseguir a ese tipo de criminales y, desde mi punto de vista, demasiada poca prisa se están dando en esta ocasión. El equipo de Gobierno de la Comunidad de Madrid está envuelto en las más graves y variopintas acciones criminales que se puedan llevar a cabo desde el poder y la Fiscalía todavía no ha dicho esta boca es mía. María Dolores de Cospedal debería ser más prudente, intentar sanear su partido y buscar a los verdaderos culpables de que los ciudadanos cualquier día de estos mandemos a los políticos a hacer gárgaras y retomemos para gobernarnos la más primitiva y expeditiva ley de la selva.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris