Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Disyuntivas   -   Sección:   Opinión

Chispazos imprescindibles

Rafael Pérez Ortolá
Rafael Pérez Ortolá
lunes, 9 de febrero de 2009, 00:39 h (CET)
Recuerdo unos versos de Jorge Guillén, en su homenaje al genial escultor Eduardo Chillida. "Ante todo", en ellos precisa una sutil distinción referida a los alcances sublimes. Entre las muchas discordancias que no conseguimos encauzar, surge el contraste que resalto en el comentario de hoy. Aunque dispongamos de un "espíritu libre" y de unas "manos libres y sanas"; sin embargo, suele echarse en falta una condición primordial, la INSPIRACIÓN. Constituiría todo un privilegio disponer de ella, "erguida entre las musas", sobre todo entre las musas mediocres; con esa fuerza recia para voltearnos el ánimo hacia las noblezas del espíritu. ¡En qué establecimiento se pudieran adquirir!, aunque no parece mecerse esta inspiración en versiones de compra y venta.

Por otro lado, siempre tropezamos con algún DILEMA, la vida nos expone a ellos en cada una de las venturas acometidas, qué no ocurrirá con las desventuras. No podemos adherirnos a todo, las opciones diferentes se vuelven exigentes, una u otra, irreductibles. Con la familia, la actitud de trabajo, la relación con los demás y aún con uno mismo, incluso en decisiones íntimas. Si tengo pendiente una decisión, las posibilidades están abiertas, la tomaré con tino o desatinado, a la ligera o de forma concienzuda, ¿Tendré el suficiente asiento mental en el momento adecuado? ¿Dispondré de la chispa de esa mencionada inspiración? Es evidente que, si resulta necesaria para las grandes obras del intelecto, no disminuye su requerimiento para las pequeñas. La importancia no se plantea en relación a los tamaños. Es otro el núcleo fundamental. Ahí radica la rutilante expresión, el genio del verdadero artista –Chillida, Guillén-, nos sitúan en esas porciones mágicas de las maravillas que están presentes en el mundo, cósmicas, humanas; con los rasgos orientadores pertinentes.

Quizá alguien sea postulante de todo lo contrario, de la intrascendencia de las inspiraciones mencionadas antes, de su poca relevancia para la vida del ciudadano corriente. Además del ajetreo indiscutible, para ellos será suficiente la banalidad e intrascendencia, la mera inercia arrastrada por las circunstancias, ¿Y estas, por quién? Ni estéticas ni éticas, para qué las excelencias; al buen pasar moderno habrá que denominarlo MEDIOCRIDAD, sin distingos exigentes, cada uno dueño de su anarquía simplona; evidencia tristona, pero difícil de rebatir en los ambientes de hoy. Sin duda, modernos y actuales. Si rastreamos los diferentes campos, encontramos pocas inspiraciones estimables; es más se desdeñan esas actitudes con extremada desfachatez. Así, suena potente el "quejío" continuado, lamentos y frustraciones, sufridos al por mayor. Se aprecia en cualquier esfera social, es ya una constante que no parece contentar a nadie. No obstante, como paradoja, tampoco se afrontan las raíces de semejante situación.

Son interesantes las dos precisiones de Jorge Guillén en su comentario. Parece sencillo eso de manos limpias y sanas, pero tiene su miga, por que aún lo considera insuficiente para la consecución de las mejores cualidades y objetivos. Esas manos se contaminan con enorme facilidad, los tipos de suciedad abundan y ofrecen aspectos muy cambiantes; negocios abusivos, conductas impropias en los puestos de trabajo, apoyos a los despilfarros políticos –Despachos y coches suntuarios, subvenciones, adjudicaciones, viajes-, malos tratos y agresiones. Resulta complicada una pretendida limpieza total, por aquí o por allá, surgen las implicaciones con algún grado de COMPLICIDAD, se saque tajada o no, no siempre están a la vista los beneficios. Con el añadido de torpezas o impotencias, podremos ratificar sin esfuerzo esa miga mencionada. No está tan chupado, no; unas manos capaces, sin problemas y sin estar metidas en apaños impresentables, ya constituyen de por sí unos objetivos elevados.

Todavía es más fino el hilo conductor hacia el "espíritu libre". Esa libertad de pensamiento encuentra muchos desvíos y desconexiones, siempre surgen manías, confusiones y limitaciones. Tampoco cuando uno piensa existe la libertad absoluta. Hereda esquemas mentales de poco fuste, se apega a las comodidades o se adhiere a servidumbres de pacotilla. Para liberarse de los inconvenientes, el simple deseo de hacerlo, necesita el acompañamiento del esfuerzo en cada ocasión. Por una sencilla razón, lo cómodo es la rutina del SEGUIDISMO. En tanto como se domestique aquella actitud del espíritu libre, dejarán de brotar las aportaciones personales, entraremos en las ruedas impersonales, amorfas en apariencia, teledirigidas por los manipuladores. Entraremos en una anulación progresiva de los individuos como personas, desaparecerán como entes auténticos.

Pues bien, aún con la disposición de esas manos fuertes y libres, de ese espíritu con ansias de liberarse de las presiones nefastas y apabullantes; aún así, Guillén insiste en esa inspiración erguida, como privilegio básico para el logro de las cualidades más excelentes; lo sublime tiene ese toque mágico. ¿Cualidades exclusivas de grandes artistas? ¿Sólo estamos ante unos ideales remotos? Mi apreciación es rotunda en ese sentido, nada de eso; esa pretendida lejanía no es tal. Antes he citado a los tamaños como una medida equívoca. Las PEQUEÑAS COSAS de cada persona, niños, familias, ocupaciones, sentimientos; exigen y se benefician a diario de inspiraciones de una brillante intensidad. Los grandes artistas nos invitan al tránsito por unos caminos de ensueño, con una sana provocación; despertando nuestra atención, enseñando que la rutina y lo mostrenco no es la única realidad. ¡Ahí va eso, nada más que ese detalle!

No me negarán, en los tiempos que corren, la gran dosis de inspiración requerida para afrontar los momentos más elementales de la vida habitual. ¿Hacia dónde debemos dirigir la mirada? El panorama no ofrece objetivos nítidos, es muy confuso; y, con su apabullante acúmulo de datos, dificulta cualquier mínima reflexión. Pasamos de largo ante las grandes preguntas. Delegamos en exceso, más por incapacidad de adoptar posiciones razonadas con fundamento, que por confianza en los representantes. Estamos ante una ACTITUD de RENUNCIA, ante como sea la educación de los hijos, la bondad exigente de cada Derecho Humano, las intransigencias ineludibles y cosas parecidas.

El clamor se intensificará cuando nos apercibamos del desfase. La SENSIBILIDAD correctora con aquella libertad de espíritu y limpieza de manos, la ansiada y tan buscada inspiración, sólo tienen una posible raíz en el núcleo de la persona. Son los brotes personales, la suma de los mismos, los generadores de esa posible superación tan necesaria. El ciclo vital de cada uno puede limitarse a ese trayecto, desde el nacimiento hasta la muerte, sin más. Un círculo anodino. Aunque cabe también la posibilidad de nuestro intento de superación, con la búsqueda de las mejores orientaciones. Las cualidades comentadas hoy, permiten una digna influencia de cara al futuro proyecto humano. Sin ellas, se impone el retroceso hacia la mediocridad.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris