Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Desempleo y más desempleo, ¿hay quien pare esto?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 7 de febrero de 2009, 23:35 h (CET)
Hace algún tiempo comentábamos los peligro potenciales de una prolongación de la recesión y el riesgo de que el desempleo originado en el sector de la construcción se fuera extendiendo a los otros motores de la economía, incluidos el turismo y todo su entorno. Los datos del pasado mes sobre el número de desempleados registrados en nuestro país, nos han demostrado que las previsiones que los más pesimistas hicieron respecto a la pérdida de puestos de trabajo no sólo han quedado confirmadas, sino que, lamentablemente, se han quedado cortas; con lo cual el panorama que se nos presenta para el presente 2009 no puede ser más estremecedor. Pero vean ustedes como se le van complicando las cosas al gobierno del señor Zapatero que, recordarán ustedes, basó una parte importante del esfuerzo para ayudar a salir de la crisis actual en apoyar a los bancos con 50.000 millones de euros y, por si no bastara, con avales por valor muy superior. Los bancos que acudieron a las sucesivas subastas se embolsaron las ayudas pero han hecho oídos sordos a la obligación de conceder créditos a las empresas; que era de lo que se trataba. La consecuencia no puede haber sido más penosa, descorazonadora e inútil, porque los créditos siguen si llegar a las empresas, las quiebras y concursos de acreedores van in crescendo y las familias no han tenido ninguna ayuda, más que este plan que se han sacado de la mano los del Ejecutivo de ZP, consistente en repartir 8.000 millones de euros a los Ayuntamientos para que estos se dediquen a hacer pequeñas obras (no pueden pasarse de los 5.000 millones de euros) la mayoría de las cuales han tenido que ser improvisadas y, como tales, de escasa utilidad pública. La señora de La Vega, siempre al quite e intentando darle oxígeno al Gobierno, habló de 400.000 puestos de trabajo por un periodo de siete meses. ¡Muchos puestos nos parecen para tan pocas chapuzas!

En cualquier caso, todo el optimismo que el señor Zapatero quiso infundir a los españoles cuando hablaba de un año duro y un resurgir de la economía, un arco iris de esperanza, para finales de año y principios de 2010; parece que se van a quedar en agua de borrajas si es que queremos admitir los pronósticos pesimistas del señor Obama, que todavía no ha conseguido elaborar un plan estructurado para dar confianza a la ciudadanía y que, sin duda, se va a encontrar con un hueso duro de roer si, en lugar de intentar afrontar la crisis fortaleciendo a las empresas, reduciendo impuestos, fomentando inversiones y reduciendo el intervencionismo estatal; se apunta a lo que parece que se está imponiendo en los foros internacionales,que han preferido renunciar a la iniciativa privada como motor de la reacción anticrisis y volver a los métodos keynesianos del intervencionismo estatal. Muchos quizá recuerden en lo que acabó el famoso INI, Instituto Nacional de Industria, del que dependían empresas mastodónticas, la mayoría de las cuales mal dirigidas, saturadas de personal y con baja productividad. Tuvieron que privatizarse, porque su sostenimiento llegó a amenazar la estabilidad de las cuentas públicas. Una muestra, como la que hemos tenido en las economías socializadas de los antiguos países del Este, grandes productoras de pobreza y opresoras de los ciudadanos, condenados a vivir bajo regímenes absolutistas y tiranos, que tenían abolidos los derechos y sometidos a la vigilancia constante del Estado omnipotente.

Por si dudáramos de lo que se nos viene encima, ahora, en este foro de Davos ( quisiera saber para lo que sirven todos estos foros y reuniones multitudinarias, en los que se discute de todo y no se resuelve nada, pero eso sí, todos los asistentes viven a cuerpo de rey, alojados en suntuosos hoteles y comiendo en los restaurantes más caros), después de que Endorgan y Simón Pérez se tiraran los trastos a la cabeza; no sabemos si, influidos por semejantes prolegómenos o por la muestra evidente de que se están produciendo movimientos sociales preocupantes, a causa de la gran masa de desocupados que ya existen en toda Europa que, convenientemente manejados por aquellos que buscan sacar provecho de la desestabilización social de las multitudes descontentas y desocupadas; lo cierto es que han llegado a la, poco optimista, conclusión de que si la crisis no se soluciona en un año y no se consigue que la economía se normalice y entre de nuevo en expansión, es probable que se produzcan conflictos provocados por los parados. La propia OIT ha anunciado que es muy probable que el desempleo se pueda situar en torno a los 50 millones de parados en este año.

Lo curioso es que, como parece que ha sucedido con la tan cacareada reunión de Washington, se montan los grandes tinglados, se habla por los codos, se pavonean unos protestan los otros y se acaba por posponer las decisiones para otra próxima reunión, comprometiéndose todos a ponerse a trabajar. No obstante, pasan los meses y uno, en su ignorancia, no ve que hayan dado ningún paso adelante, al contrario, las cosas van de mal en peor; constatándose que las medidas que cada gobierno ha puesto en práctica han resultado ineficaces, como está ocurriendo en España y parece que también en la Gran Bretaña del señor Gordon Brown. –que también centró su estrategia en ayudar a los bancos –, sin olvidarnos de los propios EE.UU, que no consiguen dar con el remedio adecuado para intentar salirse del embrollo en el que están metidos. Pero España, señores, “it’s different”, y en lugar de haber puesto al Parlamento a trabajar, cosa a la que “sus señorías” no están habituados, para conseguir llegar a una entente entre todos los partidos que permitiera elaborar un plan, sin zancadillas políticas, destinado a buscar la salida mejor y más beneficiosa para los ciudadanos; vean ustedes el panorama que tenemos ante nuestros ojos, en el que los partidos están más preocupados en una elecciones autonómicas que en sacar a la nación del apuro en el que se encuentra y en asegurarse el poder por todos los medios antes que darle una baza al contrario. Los unos en luchas cainitas y los otros buscando sacar provecho de la desunión de sus adversarios, como dice el refrán: “Los unos por los otros, la casa sin barrer” y aquí no hay nadie que pueda sacar nada en claro.

Penoso, señores, penoso. ¡Y pensar que todo esto ha ocurrido en apenas cinco años!

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris