Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Neonazis en España

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 7 de febrero de 2009, 14:48 h (CET)
Esta semana pasada conocíamos los ataques que han sufrido en España varios centros judíos. En Barcelona, la misma ciudad en que durante una manifestación en contra de Israel, a la que asistió un Consejero eco comunista del gobierno nacional-socialista de Cataluña, un individuo mostró un arma de fuego para dejar claro lo que la mayoría de los allí presentes le deseaban a los judíos, se atacó la pasada semana una sinagoga, hiriendo el atacante a uno de sus vigilantes. La manifestación de los subvencionadísimos titiriteros de la ceja, apoyada por el PSOE y los sindicatos, acabó a pedradas contra el edificio que alberga la embajada israelí en Madrid. Sus “valientes” vecinos pidieron a la embajada que se traslade a otro sitio. También vio la capital cómo el día en que se manifestaron varios miles de ciudadanos por el derecho de Israel a defenderse eran bastantes los fanáticos neonazis que desde sus coches gritaban “asesinos” o “judíos de mierda” a los ciudadanos que caminaban por la calle volviendo del acto. Si en Madrid los medios de comunicación y los políticos ocultaron tan tristes sucesos, en Barcelona los “mossos” se apresuraron a detener a una persona y decir algo así como “esto ha sido cosa de un chalado”.

Nadie se preguntó por qué a una persona mentalmente inestable en la Barcelona del siglo XXI le da por tratar de destrozar sinagogas. Y es que reconocer que el origen del caldo de cultivo del antisemitismo feroz que hoy asola a España son los medios de comunicación y los partidos políticos (el PSOE gobierna en una región de España con un partido, el BNG, que se ha negado a condenar el Holocausto) es algo que la casta dirigente no puede permitirse. Pero tenía que suceder: llegada la crisis económica, nada como buscar culpables, cosificarlos y criminalizarlos. Banqueros, liberales, la derecha y, cómo no,… los judíos. Fíjense que en la red, una vez conocido que Ignacio Escolar había sido despedido como director de “Público”, se llegó a lanzar una campaña de judeofobia en que se afirmaba que el joven periodista había sido cesado por meterse con un miembro del ejército israelí muy influyente. Vamos, la culpa de esa gran conspiración judía que quiere someter al mundo. Dreyfuss. Basta con ver esas hipócritas manifestaciones, que tanto habrían gustado a los dirigentes de la Alemania de los años 30, en defensa de “los palestinos” en que se acusa a Israel de genocida y se vierten expresiones como “judíos asesinos”. Los nuevos pogromos. Los falsos protocolos de los sabios de Sión ya se encuentran a la venta, por un módico precio, como libro de bolsillo en grandes almacenes. Todo, por supuesto, con la colaboración de la siempre abyecta ONU, que acaba de desmentir, a toro pasado, que Israel atacase ninguna escuela durante los últimos bombardeos.

Naturalmente estos ataques, en cualquier país civilizado, hubieran sido calificados como lo que son: agresiones neonazis. Un gobierno democrático hubiera salido inmediatamente a la palestra a condenar este tipo de hechos. ZP, el del palestino al cuello, y Montilla ni están ni se los espera. Responsables en gran medida de este tristísimo sentimiento antisemita que está reavivándose entre la población también lo son los medios de comunicación, por la manipulación con que informan, a sabiendas, de cuanto está aconteciendo en Gaza. Cuando los terroristas de Hamas lanzan cohetes importados desde Irán contra la población israelí, los medios judeófobos o bien silencian estos actos de terrorismo que buscan causar bajas entre la población civil israelí o, en el mejor de los casos, afirman que se trata de cohetes caseros. Como si un cohete fuera un juguete. Cuando Israel se defiende atacando la vivienda de un terrorista, tras cientos de lanzamientos de misiles lanzados contra los habitantes del sur de su país y meses de terror para más de medio millón de ciudadanos que tienen 15 segundos desde que oyen la alarma para encerrarse en un búnker… los medios de comunicación nos hablan de desproporción, inexistentes bombas de racimo y se hartan de emitir las imágenes que, cedidas por los terroristas de Hamas, nos muestran un baño de sangre, si es de sangre infantil, mejor. Hay que criminalizar a Israel. Y la Audiencia Nacional, máximo exponente de cómo funciona la Justicia en España, entre aullidos de placer de la izquierda neonazi, pretende enjuiciar al gobierno y ejército israelí –el más cuidadoso con no crear víctimas civiles del mundo- por “crímenes contra la Humanidad”. Siento vergüenza. Mucha vergüenza.

Ayer mismo el embajador de Israel, afirmó con toda la razón que “de Israel se puede decir cualquier cosa” y definía la existente “coalición de odio” entre Al Qaeda y la “intelectualidad laica y supuestamente ilustrada”. Saramago, Goytisolo, Chomsky, Antonio Gala son ejemplos citados por el embajador. Yo añado: y los titiriteros de la ceja, Zerolo, ZP, Llamazares, Antxo Quintana. En definitiva, la izquierda nacional-socialista. Con el silencio cómplice del Partido Popular (¿dónde estaba el PP el día de la manifestación en apoyo al derecho de Israel a defenderse?), que cree, posiblemente con razón, que gran parte de su propio electorado también es antisemita.

Al fin y al cabo casi toda la izquierda y parte de la derecha socialista en España aún siguen bajo el influjo del antisemitismo y antiamericanismo franquistas. Qué tristeza.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris