Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Políticos que van por paja y salen trasquilados

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 7 de febrero de 2009, 14:48 h (CET)
Es posible que algunos, y cuando me refiero a “algunos” por supuesto no lo hago incluyendo a los católicos españoles y, cuando digo católicos españoles, por supuesto no incluyo, entre ellos, a estos católicos que anteponen a la religión sus sentimientos “nacionalistas”, fueren catalanes, vascos, baleáricos o gallegos, no señores, porque estos sólo son “católicos de conveniencia” o “católicos de petit comité” en contradicción con la idea de universalidad, fraternidad y solidaridad predicada por la Iglesia de Cristo; como tampoco lo serían, sin duda, estos socialistas y, como no, estos que han irrumpido en el PP dándose golpes de pecho, pero que no tienen empacho en ser generosos con los abortistas o con los matrimonios homosexuales o, puede, que incluso con esta eutanasia que predica el señor Soria; es, pues, probable que estos “algunos” estuvieran esperando la visita del enviado del Vaticano, el Secretario de Estado, monseñor Tarsicio Bestone ( creo recordar, de mi época de estudiante en los jesuitas de Palma de Mallorca, que San Tarsicio murió, siendo muy joven, apedreado por una jauría de desalmados que querían arrebatarle la santa Forma que llevaba escondida para dar la comunión a los cristianos presos) con motivo de una conferencia programada en Madrid, convencidos de que, desde el Vaticano, habían enviado al monseñor para ponerle las penas a cuarto al cardenal Rouco, la piedra con aristas que la Iglesia le ha puesto en el zapato de ZP para que recuerde a cada instante cuál es el pie que le duele.

Las noticias de los periódicos nos han presentado la recepción del enviado del Papa en la Moncloa, como un acontecimiento protagonizado por el propio señor Rodríguez Zapatero, apoyado por el “católico” señor Moratinos y la musa del socialismo hispano, la impar señora De la Vega que, por lo visto, ha estado desplegando todo su sex appeal para intentar solucionar la cuadratura del círculo, o sea que, mientras con una mano le entregaba un regalo ( un faccsimil del Libro de Horas de los Retablos) con la otra le colaba los proyectos del Gobierno respecto a la liberalización del aborto, revisión “a fondo” de la Ley de Libertad Religiosa y mantener contra viento y marea, el gran “logro educativo” parido por el gobierno socialista, la famosa Ley de Educación para la Ciudadanía. Hasta el señor ZP ha intentado sacar provecho de la visita del prelado para apuntarse algunos votos más, a cargo de los católicos gallegos, invitando a SS. El Papa a una visita a Santiago para el próximo 2010. Algo que pudiera causar hilaridad a cualquiera que supiera como se las gastan estos “repentinos” cristianos cuando se trata de desacreditar, ridiculizar e insultar a la religión católica, a los católicos y a sus ministros. Pregunten, si no, a estos de la farándula que tan pródigos son en esto de escarnecer en público al Papa, a sus obispos y a todos objetos de culto de la Iglesia Católica. Por supuesto, ¡nunca de la vida!, en contra del Islam, porque saben como se las gastan estos del Pacto de Civilizaciones, cuando se trata de andar jugando con sus creencias.

En todo caso, como era de prever, toda la miel derramada sobre las alfombras rojas de la Moncloa, todo el incienso quemado y todas las sonrisas, meras muecas tatuadas en las faces de Zapatero, Moratinos y la De la Vega; no han tenido la menor influencia en el Secretario de Estado del Vaticano quien, es evidente, ya venía convenientemente aleccionado de lo que está ocurriendo en esta España, antes “la católica España” ahora la “laica España”, en la que, por no respetar, ni se respeta la Constitución por los propios gobernantes. La respuesta, para aquellos que todavía dudaban de la postura del Vaticano, en cuanto a los temas que tienen enfrentados a la Iglesia con el Estado español, ha sido rotunda y, no por esperada, menos concluyente. La exposición del cardenal enviado por el Papa, ha dejado claras las cosas: “No puede haber un orden estatal justo si no se respeta la dignidad de la vida humana en todas sus fases” ¿Has comprendido ZP, lo entiendes hora? Conviene que se le advierta al Pepiño Blanco, este que se atreve a presumir de católico, que vaya tomando nota para sus declaraciones próximas. “Respeto a la vida desde su concepción hasta su ocaso” ¡toma escobazo, amigo Soria! Pero aún hay más “que los derechos humanos están por encima de la política y también del estado-nación”. ¡Más claro agua! Cualquier duda, cualquier interpretación laxa o relativismo ad hoc han quedado en entredicho ante la rotundidad con la que monseñor Bertone ha dejado explicados los temas que, hoy en día, se barajan en nuestra patria, quizá como placebo para que los españoles se distraigan del gran fracaso del Gobierno en cuanto a la forma en la que se ha enfrentado a la crisis económica: tarde y mal.

Pero ríanse ustedes del papelillo que ha hecho el señor Rajoy. Lejos de entonar el mea culpa por las veleidades abortistas de algunos de los miembros de su equipo, o de las buenas relaciones con el entorno gay, con el que parecen estar a partir de un piñón; lo único que se le ocurre es quejarse de que, en la COPE, le ponen como chupa de dómine. Pero, don Mariano, ¿no recuerda usted cuando se agarraba al señor Jiménez Losantos como garrapata hambrienta, para que desde dicha emisora le sacaran las castañas del fuego, antes de las pasadas elecciones legislativas? o, ¿es que todavía no se ha dado cuenta de que ha sido usted y su nuevo equipo directivo quienes han dado la vuelta a la tortilla, olvidándose de lo que les debía a aquellos que lo votamos? ¡No se queje, don Mariano, no se queje, porque ha sido usted el que ha traicionado a una gran parte de los que simpatizábamos con el PP, los que lo votábamos y los que lo defendíamos a costa de ser considerados fascista e involucionistas! ¿Qué pasa con los cientos de miles de votantes a los que ha dejado sin partido que defienda sus derechos? Y ahora va, como el repelente niño Vicente, a quejarse ante el “profesor” del compañero que se está burlando de él. Mejor sería que se disculpara con todos los que, equivocados, confiamos en usted e hiciera el mejor favor que le puede hacer al PP: dimita y convoque elecciones. Esto es lo malo de los políticos que cuando necesitan a los católicos o a las derechas, para que los voten, todo son arrumacos y promesas pero, cuando les estorban para sus planes de poder, no les cuesta nada volverse de espaldas y olvidarse de todo aquello a lo que se comprometieron. ¡Y luego nos piden que tengamos confianza en ellos! Pues vaya.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris