Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Testimonio. La terapia de pareja te puede cambiar la vida

Helena Trujillo (Málaga)
Redacción
viernes, 6 de febrero de 2009, 22:25 h (CET)
Ramón y Paqui (nombres ficticios) cuentan su testimonio para que otras parejas en su situación puedan poner soluciones a sus problemas de pareja. Cada día la terapia de pareja es más demandada.

“Paqui yo acudimos a terapia porque nuestro hijo pequeño comenzó a tener problemas de abuso de sustancias. Cuando consultamos a la psicoanalista el caso y ante la negativa de nuestro hijo de ir a tratamiento, se nos indicó que tomáramos sesiones de pareja. Al principio nos costó aceptar la indicación, porque imagínese… Sin embargo estábamos muy preocupados con el hijo, desesperados y haríamos todo lo necesario por él. Empezamos de esa forma a hablar con la psicoanalista. Tras un par de semanas resultaba casi necesario ir a las sesiones, en ellas hablábamos de muchas cosas de las que nunca nos habíamos atrevido a hablar.

Ramón era reacio a comenzar ese tipo de tratamiento, pero al final nos pusimos de acuerdo. Él quería llevar al niño a un centro, pero yo me negaba. Con el tiempo nos alegramos muchísimo de la decisión que tomamos.

Al principio todo giraba en torno al hijo menor, el mayor está estudiando fuera y da pocos problemas, pero el pequeño siempre exigió mucha atención y fue más problemático. Mi marido y yo muchas veces discutíamos por él, cómo regañarle, castigarle o no, dejarle salir o no. Al final en lugar de educarle, el hijo se aprovechaba y nosotros nos peleábamos. Durante las primeras sesiones hablábamos mucho del hijo, pero luego empezamos a hablar de nosotros, de cómo había cambiado nuestra vida con los hijos, de que empezamos a distanciarnos, de que hacía mucho tiempo que no nos sentíamos bien juntos pero habíamos permanecido juntos por ellos.

Cada vez que lo pienso me emociono. Nuestra relación durante 15 años fue puro teatro, todo cara a la galería, pero por la noche, solos en la cama, nos dábamos la espalda. Ahora estaba aflorando todo. Lloramos mucho en esas sesiones, pero nos vino muy bien. Pudimos hablar de muchas cosas, de que tal vez hubiera sido mejor separarnos.

Solucionamos el problema, tras bastante tiempo empezamos a tener ganas de hacer más cosas juntos, nuestra actitud era diferente y también nos apoyamos mucho mutuamente para ayudar a nuestro hijo. Le hablábamos más, en lugar de reprocharle sus conductas empezamos a interesarnos por su vida, por sus gustos. El chico empezó a ser más receptivo. A pesar de sus 16 años estaba muy falto de cariño y, también, de autoridad paterna. Le hicimos ver que le íbamos a apoyar en sus decisiones, pero que no todas serían igual de satisfactorias.

Empezó a hablarnos de su interés por dejar el instituto y su deseo de formarse como mecánico, antes nos negábamos a ese tipo de ideas, ahora entendimos que había que prestar más atención a sus intereses y apoyarle.

Con los meses nuestro hijo dio un gran vuelco, le iba muy bien en el nuevo módulo de mecánica, cambió de amistades, pasaba más tiempo en casa y ya no volvía a casa malhumorado. Nosotros pasábamos más tiempo juntos y se respiraba otro aire en casa.

Al año y medio de terapia mi marido quiso dejar el tratamiento. No tomamos la decisión como un abandono, si no como un paso. Yo decidí continuar. El psicoanálisis me daba muchas energías y me había ayudado a volver a trabajar. Cosa que también influyó en que me sintiera mejor conmigo misma. Ahora somos capaces de comunicarnos mejor y desde que me psicoanalizo entiendo mejor a mi marido, antes le reprochaba muchas cosas, ahora intentamos apoyarnos.

A nosotros nos ayudó mucho, aunque al principio nos costó asumir que teníamos parte de responsabilidad en los problemas de nuestro hijo. Hoy en día somos una familia mucho más feliz. Lo recomendamos a las parejas amigas, muchas de ellas también tienen problemas y aún cuesta dar el paso de pedir ayuda.”

Este es un ejemplo, como muchos otros, de una pareja que se animó a poner solución a sus problemas personales y de pareja. Hay muchísimas que aún no se atreven. Las estadísticas demuestran el aumento de las separaciones y divorcios.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris