Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

La Banca gana

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
viernes, 6 de febrero de 2009, 11:40 h (CET)
Las páginas de economía de los periódicos llaman la atención cada día con noticias que nos sumen en la preocupación más absoluta, hasta el más neófito en la materia ya habla de los ERE como de una cosa cotidiana lo mismo que de la restricción de créditos decretada por los mandamases de las entidades bancarias. Y es que de unos meses a esta parte todos sin excepción, excepto algún que otro millonario, estamos sufriendo en nuestras carnes o en las de algún familiar, vecino o amigo la tan temida crisis, esa que nunca creímos llegaría a este país, llamado España, donde la opulencia, el boato y el presumir de un “buen pasar” se había instaurado en casi todos los estamentos sociales.

Los bancos, alegremente, empujaron a la ciudadanía al gasto y el despilfarro ofreciendo hipotecas y préstamos que revertían beneficiosamente en su cuenta de resultados. El paisaje de España trocó los árboles por el hierro de las grúas y el cemento de las construcciones que crecían, como setas en otoño, por todo el paisaje patrio mientras los promotores urbanísticos junto con algún que otro disoluto concejal de urbanismo se frotaban las manos al dulce olor de los billetes de quinientos euros que viajaban por toda nuestra geografía ocultos en maletines que iban de mano en mano aunque en esta ocasión no pasaba como en la copla aquella en que “la falsa monea que de mano en mano va y ninguno se la queda”, aquí si que los morados billetes tenían un camino final y siempre había alguien que les hacía un hueco en su bolsillo o en su cuenta corriente.

Y poco a poco la crisis fue asomando su oreja, primero disimuladamente, tanto que nadie nos avisó, nos cayó encima de repente, y nos cogió con la guardia baja y mirando hacía otro lado. La economía de los Estados Unidos se constipó y nosotros cogimos una pulmonía, los que cada mes pagaban en el banco unos cuantos ladrillos de su vivienda vieron que lo estaban haciendo a precio de oro y que los precios por los que habían hipotecado su piso y su futuro se venían abajo y que estaban pagando mensualmente por una casa que ya no valía lo que les habían dicho.

La construcción dejó de ser un negocio y los promotores, muchos ya más que millonarios, dejaron de construir ante un mercado saturado al tiempo que la banca iba cerrando cada día un poco más el grifo de los créditos. Se terminaron en fábricas, talles y obras las horas extras que daban para pagar la letra del televisor de plasma, la segunda residencia en la costa o la montaña o ese colegio privado y elitista donde llevar al niño para que el día de mañana tenga un buen futuro y no se mezcle con la “chusma”. Y el personal comenzó a decir adiós a tantas y tantas cosas que hasta la fecha había considerado imprescindibles mientras los rumores de crisis bancaria le hacían temer por los pocos ahorros que tenía en la caja del banco, eso si, remunerados con un escaso interés, tan escaso que para encontrarlo cada vez que le llegaba un extracto del banco necesitaba echar mano de la lupa más potente del mercado. En un año el paro se ha incrementado en España en un millón de personas oficialmente, tal vez la realidad sea diferente, y de este millón de nuevos desempleados la mitad han ingresado en las colas de buscadores de empleo en los últimos tres meses. La venta de coches ha bajado casi en un 50 % y la de motocicletas en un 60 % y en los bares a la hora del almuerzo el personal se trae el bocadillo de casa. Y esto parece que va para largo.

Pero aquí, como en las mesas de tapete verde de los casinos, se sigue escuchando la vieja frase de “la banca gana”, que si encabrona a los jugadores habituales cuando ven que en la mesa de Blackjack con un veinte de mano el crupier les enseña un veintiuno mientras con la sonrisa en la boca les mira retador escupiéndoles aquello de “la banca gana” más nos saca de nuestras casillas al resto de los mortales cuando nos la espetan los directivos de los grandes bancos mientras lloran por no haber ganado tanto como en el año anterior. Las cinco grandes entidades bancarias del espectro español – BSCH, BBVA, LA CAIXA, CAJA MADRID Y EL POPULAR- han obtenido durante el pasado ejercicio unos beneficios de 17.590 millones de pesetas, al parecer calderilla para ellos. Ya saben, la banca gana y los demás vemos como con nuestros impuestos el Gobierno les mima y les pone muelles colchones económicos disponiendo miles de millones de euros para comprar activos financieros a estos “pobres” banqueros que tanto se sacrifican por el resto de sus compatriotas.

Ahora que tanto nos miramos en Obama, la gran esperanza negra, no estaría de más que por estos lares se tomara una medida semejante a la que el mandatario yanqui ha decretado y se limitaran los exagerados salarios y las demás prebendas de los altos directivos bancarios, pero mientras eso llega ellos, los altos directivos bancarios, y nosotros, los sufridos impositores del poco dinero que tenemos, seguiremos formando un matrimonio de aquellos de “contigo pan y cebolla” pero con la variante de que ellos se siguen quedando con el pan, el champagne y el caviar mientras ha nosotros nos dejan el llanto que nos produce el pelar las cebollas.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris