Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

La crisis de los viejos

Mario López
Mario López
viernes, 6 de febrero de 2009, 11:40 h (CET)
A mi provecta edad, un ciudadano de este país tan legendario, próspero y gentil, no debería caer presa de las hamburguesas con cebollinos y sí debería regalarse con los manjares de Ferrand Adria, Abraham García, Juan Mari Arzak o Esther Cañadas. Que de toda la vida, en este país, se ha venido diciendo que la veteranía es un grado.

Pues un solo grado de calor humano es lo que me queda. Es decir –al uso turolense- ya están los relonchelicos cebándose con mi alma. Un país tan imperial, como el nuestro, no debería consentir que sus paisanos peinen canas sin pan que llevarse a la boca. Y no hablo del pan de las tahonas sino de ese otro tan milagroso que convierte la existencia en vida. No me he puesto a contar los colegas de mi generación que estamos en el paro. Ni ganas me quedan de hacerlo. Eso se hacía en la mili, más que nada por repartir chuscos y guardias. Y uno ya no está en edad. Un país que no es capaz de regalar a sus mayores días de vino y rosas no merece ni el nombre. Menos mal que aún me queda este ordenador y el injustificable afán de escribir cartas. Cartas acerbas, llenas de resentimiento y desazón. Pero es lo único que me da contento. Así que por ahora, y mientras que el borde del sepulcro no se escurra bajo mi sombra, abriéndome el abismo a la eternidad, seguiré escribiendo cartas y mandándolas a la prensa. El día que me publiquen una carta, encenderé una llama blanca. El día que no me publiquen ninguna, apagaré una llama negra. Y en este lunático juego de artificios, devoraré para siempre los días con sus penas.

Noticias relacionadas

Procesos electorales

Resulta bochornoso que todavía se cobren ciertos sueldos cuando hay pobreza, miseria y hambre física

Conversaciones de autobús

El pulso de la actualidad en el recorrido de la línea 79

Cuestiones que nos interpelan

“El signo más auténtico y verdadero de espíritu humanístico es la serenidad constante”.

​El equilibrio

El escuchar a los demás y la apertura a los nuevos aires, harán de bastón que nos permita seguir conviviendo con la humanidad

Recuerda: Nada nos pertenece, todo es prestado

​La naturaleza en su conjunto y la humanidad misma, viven en el día con día los embates de la voracidad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris