Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

Cesar Vidal y la buena educación

Mario López
Mario López
viernes, 6 de febrero de 2009, 11:40 h (CET)
Uno de los más activos detractores de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, Cesar Vidal, protagonizó hace unos días una anécdota que puede explicar muy bien lo imprescindible que puede llegar a ser la enseñanza de esta asignatura, si es que queremos que en nuestro país disminuya el número de ciudadanos dispuestos a dar la nota.

Hace unos días, el célebre teólogo por Miami –Universidad carente de teología- tomó un avión rumbo a un lugar de cuyo nombre no quiero acordarme. Provisto de su preceptivo billete de clase turista, entró en el avión y, a grito pelado, exigió que se le alojara en una plaza de business, arguyendo –también a grito pelado- que venía recomendado por un comandante amigo suyo. Una azafata amiga de mis hermanas –también azafatas de Iberia- que a la sazón se encontraba en el avión, no sabiendo cómo hacer entrar en razón al ilustre pasajero, se introdujo en la cabina de los pilotos para dar parte al comandante. El comandante (Jaime Ruíz-Larrea, también amigo de mis hermanas) cogió su teléfono móvil y llamó al comandante patrocinador del vuelo de Cesar Vidal, advirtiéndole que en lo sucesivo no volviera a recomendar a un sujeto tan impresentable. Luego, haciendo uso de la megafonía del avión, se comunicó con el ilustre pasajero: “señor Vidal, haga el favor de tomar asiento en su plaza de clase turista; vamos a despegar”. Y asunto resuelto. La asignatura de Educación para la Ciudadanía, entre otras cosas, enseña a los niños que pedir recomendaciones es feo y darlas, horroroso. También explica a nuestros vástagos que es de muy mala educación entrar a los sitios voceando y exigiendo prebendas. Que no se debe faltar a la cortesía ni a otras normas de urbanidad, pues son cosas muy necesarias para la buena convivencia de las personas ¿Será por todo ello que Cesar Vidal está tan enconadamente enfrentado a esta asignatura? ¿O será porque es cosa de la izquierda y las gentes de izquierdas no pueden dar lecciones de educación a los eximios señores de derechas?

Noticias relacionadas

Reflexiones sobre Pascuas

Universidad en la diversidad

Donde hablamos de chaqueteros, incremento del paro catalán y otros

“Los científicos se esfuerzan por hacer posible lo imposible. Los políticos por hacer imposible lo posible”. (Bertrand Russell)

TV1 y R.M Mateo, al servicio incondicional de P.Sánchez

“El pueblo solo es soberano el día de las elecciones” Castelao

¡Ay Carmena!

En la locura de esta campaña electoral os miro a los “poderes emergentes” de aquella primavera ciudadana. No quiero emular a Quevedo, pero la actualidad dice que la temida locura ha entrado en vuestros reinos

​Alan y Allende

García se convirtió en el segundo presidente socialdemócrata en la historia americana en tirarse un tiro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris