Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Aznar, desasosiega. Rato, ilusiona

Antonio Sánchez (Madrid)
Redacción
jueves, 5 de febrero de 2009, 11:36 h (CET)
Aznar, como Ana Rosa Quintana, aquella chica confusamente inocente del consumismo televisivo, sabe ganar dinero.

Cuando se despidió del poder por la puerta de atrás, como renunciando voluntariamente con la pos digna del indigno, parecía que su vida política iba a ser sustituida por una vida personal muy llena y una vida profesional con contenido, alejada de la maniobra o la interferencia entre bambalinas. Eligio, descuidada o intencionadamente, a un sucesor en el cargo para que su nombre siguiera pronunciándose en su partido. Sin embargo, no puede reprimir el desasosiego de aquel que ya no tiene el poder. Su serena leyenda se ha disipado con los delirios de Bush y con ese cabreo hosco de haberle cogido maquinando con la mentira. Es agua pasada que no debemos volver a beber más.

Rato, al contrario, es una persona del pasado que vuelve al presente con la sabiduría de la lealtad a sus compañeros de partido. Supo enfrentarse a Aznar con la cordura del político inteligente cuando lo de Irak. Posee las riendas del entusiasmo ilusionante para un partido que se divide, confunde y maltrata con la soberbia de una mujer visceral, Esperanza Aguirre, y la ambición desmedida de un Alberto Ruiz Gallardón del que nadie se fía.

Rajoy, es tan victima ahora de todos, que como el Piyayo “a chufla lo toma la gente y mi me da pena y me causa un respeto imponente”.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris