Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Aznar, desasosiega. Rato, ilusiona

Antonio Sánchez (Madrid)
Redacción
jueves, 5 de febrero de 2009, 11:36 h (CET)
Aznar, como Ana Rosa Quintana, aquella chica confusamente inocente del consumismo televisivo, sabe ganar dinero.

Cuando se despidió del poder por la puerta de atrás, como renunciando voluntariamente con la pos digna del indigno, parecía que su vida política iba a ser sustituida por una vida personal muy llena y una vida profesional con contenido, alejada de la maniobra o la interferencia entre bambalinas. Eligio, descuidada o intencionadamente, a un sucesor en el cargo para que su nombre siguiera pronunciándose en su partido. Sin embargo, no puede reprimir el desasosiego de aquel que ya no tiene el poder. Su serena leyenda se ha disipado con los delirios de Bush y con ese cabreo hosco de haberle cogido maquinando con la mentira. Es agua pasada que no debemos volver a beber más.

Rato, al contrario, es una persona del pasado que vuelve al presente con la sabiduría de la lealtad a sus compañeros de partido. Supo enfrentarse a Aznar con la cordura del político inteligente cuando lo de Irak. Posee las riendas del entusiasmo ilusionante para un partido que se divide, confunde y maltrata con la soberbia de una mujer visceral, Esperanza Aguirre, y la ambición desmedida de un Alberto Ruiz Gallardón del que nadie se fía.

Rajoy, es tan victima ahora de todos, que como el Piyayo “a chufla lo toma la gente y mi me da pena y me causa un respeto imponente”.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris