Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Hombre bueno, desfalco, empresarios y banqueros

Ángel Morillo (Badajoz)
Redacción
jueves, 5 de febrero de 2009, 11:36 h (CET)
Hablando hace unos días con un Sr., me dijo que había sido compañero de estudios del Presidente de la Junta de Extremadura, Sr. Fernández Vara, y que le constaba que era una buena persona. Seguro que si –no voy a poner en duda su honestidad, pues de eso se debería encargar la justicia si hubiere lugar-, pero a veces no es suficiente ser bueno, hace falta que lo sean también los que nos rodean, y más aquellos con los que se tiene que compartir una responsabilidad institucional. No digamos ya, si esa responsabilidad es regir los destinos de un pueblo (de una Comunidad Autónoma, en este caso).

Pues bien. Ahí es donde creo que tiene el Sr. Fernández Vara su “talón de Aquiles”. ¿De quién está rodeado en su tarea de gobierno? ¿Cómo son las personas que su “Padrino” le ha impuesto para que le acompañen en su andadura política? ¿Se ha comprometido quizás, o sin saber que es así, en el manejo de una estructura –la lealtad ciega es condición indispensable para sobrevivir- que raya en mafiosa?

Además, hay muchos extremeños que tenemos dudas sobre si gobierna realmente el Sr. Fernández Vara o lo hace, en la sombra (desde ese “peazo” de oficina que tiene en Mérida que, al parecer, pagamos entre todos), el Sr. Ibarra. Pues ¿para qué sirve sino esa oficina? Aunque es cierto que pudiera ser, o convertirse más adelante, como la que posee –no sé quién la paga- el ex Presidente del Gobierno D. Felipe González para una empresa que explota con sus vástagos, puesto que ya se sabe lo provechoso que resulta montar cualquier “Negocio” o Fundación cuando se ha sido algo en política.

Todo lo dicho viene a cuento de que es increíble lo que está pasando en Extremadura (emulando al Gobierno Central) con las entidades financieras. El Sr. Fernández Vara y su Gobierno le acaban de dar (en mi opinión podría ser un desfalco, o, cuando menos, está cerca) hace unos días a dichas entidades la nada despreciable suma de 100 millones de € (casi diecisiete mil millones de las antiguas pesetas) para que concedan créditos a familias y empresas, pero como ya en Octubre pasado se habían comprometido a “suavizar y facilitar” y no han cumplido, es fácil, casi con toda seguridad, que ahora tampoco lo hagan. Algo, por otra parte, que, si no está escrito, debería ser condición tácita, salvo que fuere una engañifa y el dinero tenga otros destinos inconfesables.

Más no queda ahí la cosa, pues para más adelante, según parece, está previsto adjudicar otros 125 millones de € más. La caraba… O el trágala. ¡Eso sí que es progresismo, y no dedicar el dinero al paro o la pobreza!

Y, miren Vds. por donde, los empresarios (supongo que entre ellos no estará el Sr. Gallardo -salvo que quiera montar también una “refinería” de baterías para el coche eléctrico que viene ¡ya!- que ha recibido algunos años el 80% de las ayudas de la Junta a las PYMES), como no se les abre el grifo, están pensando encerrarse en las entidades financieras en señal de protesta. Protesta que, dicho sea de paso, seguramente les parecerá divertida al Banco de Santander y al BBVA que acaban de anunciar que han ganado ellos dos solitos en el último ejercicio –ya con crisis- más que todas las entidades bancarias del mundo juntas (imagino que sólo las más importantes). Nada menos que 13.896 millones de €, más de dos veces el presupuesto de la Junta de Extremadura.

Para colmo, por si vienen mal dadas, algunas entidades financieras (seguro que Banco Santander y BBVA están entre ellas) acaban de subir las comisiones hasta un 66%. (¿Entra esto de las comisiones en el IPC?).

Quizás los empresarios estén en su derecho, como cualquiera, de exigir lo que les “pertenece”, pero no hay que olvidar que no hace mucho ellos actuaban de forma poco ética y aprovechaban las vacaciones para despedir trabajadores, utilizaban todos los tipos de contratos basura a su alcance, se aprovechaban de los bajos salarios del País –y más bajos de Extremadura-, recibían cuantiosas ayudas de la Junta, eran los segundos que mayores beneficios obtenían de Europa (¿Dónde han ido a parar esos beneficios en tan poco tiempo?), etc., etc.

Quienes sí que no se pueden callar ante lo que es a todas luces incomprensible que ocurra con el dinero público son las casi ocho mil familias extremeñas que tienen a todos sus miembros en paro y de las que, hasta ahora, los políticos no se han acordado para nada. O ese 40% de pobres relativos que tiene la región y, cómo no, los casi noventa mil desempleados.

Así, Sr. Fernández Vara, lo que hay que hacer en vez de un Instituto Financiero o como se quiera llamar (que sólo servirá para algún que otro mangoneo de la jábega de golfos que, como cuervos, estará al acecho de la “carne en descomposición”), es un Instituto de la pobreza y del paro para tratar de paliar lo que puede degenerar –ya lo habría hecho si el sindicalismo no estuviera secuestrado y no se explotara el cuento del “dialogo”- en un grave conflicto social.

Es, por tanto, que sólo hay una solución para todo lo que está pasando -aparte de la aberración de dar dinero público a la banca que es necesario evitar a toda costa-, y ésta pasa por el consumo, por el aumento del consumo. Pero para que eso ocurra hace falta equiparar los salarios españoles y, mucho más, los extremeños a los de Europa (un francés gana 13.000€ más de media que nosotros y un inglés o un alemán más del doble). Cuando esto suceda, el consumo (a los pobres nos gusta mucho comprar) será una condición tácita.

Y, por descontado, sin hacer caso, claro está, a algunos políticos que proponen trabajar más por el mismo dinero como ha dicho uno destacado (¡vaya alternativa que tenemos!) del PP. Porque, de verdad, se necesita ser algo más que “Olímpico del Cardhu” e iluminado para dejar caer semejante manifestación tal como están las cosas.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris