Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Palco Vip   -   Sección:  

El mentalista

Daniel Sanabria
Daniel Sanabria
miércoles, 4 de febrero de 2009, 13:01 h (CET)
Hay una frontera que ni siquiera los más valientes héroes consiguen atravesar: la mente. Se puede ser el más fuerte, el más guapo, el más alto y el más bravo, pero la última decisión siempre depende de la cabeza, en la vida y en el deporte. Y, por supuesto, en el tenis, seguramente el deporte más psicológico de cuantos existen. Es el único en el que siempre puedes remontar hasta el último segundo del partido. Excepto si eres Federer y te enfrentas a Nadal.

La final del pasado domingo desnudó por completo la fragilidad mental del suizo cuando tiene en frente a Nadal. Rafa no es sólo el mejor técnicamente y físicamente, sino que además es el más fuerte en la batalla psicológica, que es la que decide las guerras. Sólo tiene que mirar a los ojos a Federer antes de empezar el partido para tener todo el encuentro tiritando al suizo. Es un temblor que empieza en el cerebro y termina en la muñeca, con las bolas fuera de pista.

Igual que Atreyu ante la Puerta de los Enigmas en la Historia Interminable, que sólo pueden atravesar los guerreros que no albergan ningún miedo en su corazón. Si algún caballero se dispone a cruzarla y las esfinges perciben temor en su interior, abren los ojos en cuestión de milésimas y destruyen en un instante al valiente guerrero. Federer jamás podría cruzar esa puerta cuando se enfrenta a Nadal porque sólo con citarle el nombre del mallorquín su corazón ya palpita más de lo necesario.

De hecho, los datos no engañan. En la final de Melbourne Federer consiguió mejores estadísticas globales que Rafa: más puntos logrados (174 del suizo por 173 de Nadal), más golpeos ganadores (71 de Federer por 50 del español), y más puntos ganados en la red (72% de Federer por 58% de Nadal). En cambio, Nadal ganó el partido en el último set gracias a los errores no forzados de Federer. Son errores psicológicos, donde llegas con tiempo para golpear bien pero te tiembla la mano por miedo a fallarlo.

Ese miedo es el mejor aliado de Nadal en estos enfrentamientos. Hasta 64 errores no forzados cometió Federer el domingo, un dato que avala el poder de la mente de Nadal en las grandes finales ante el suizo. Esos fallos psicológicos en el último set fueron los que dieron la victoria a Rafa. Y los que se la dan casi siempre. Es el poder de la mente.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris