Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Buñuelos de viento  

Indignidad de la Banca

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
miércoles, 4 de febrero de 2009, 11:35 h (CET)
El Banco Santander va a resarcir a sus clientes timados por Madoff, esos privilegiados archirriquísimos VIP, con acciones del propio banco. Bernard Madoff se ha convertido con sobrado motivo en el sacamantecas de los nuevos tiempos, el hombre del saco que en vez de llevarse niños se lleva millones de quienes los han ganado honradamente con el sudor de sus obreros. Bernard Madoff es la negra bestia apocalíptica de este principio de siglo.

Bueno, pues el banco Santander va a compensar a esos multimillonarios, que a
su vez han sido timados por Madoff, con acciones por valor de 1.380 millones
de euros. El coste de esta operación para el Grupo, antes de impuestos, es
de 500 millones de euros, que ha sido íntegramente provisionado con cargo a
las cuentas de 2008. "El Grupo ha tomado esta decisión dadas las
excepcionales circunstancias que concurren en este caso y sobre la base de
razones exclusivamente comerciales, por el interés que para el mismo tiene
mantener su relación de negocio con dichos clientes", señalan portavoces del
Banco.
Nadie parece oponerse, nadie ha salido a criticar una medida pensada para
los más ricos, los que menos sufren esta crisis. Ni Zapa, que tanto parece
dice haber presionado ayer a los banqueros, ni Rajoy, su torpe opositor sin
argumentos, se han manifestado en contra. Ni sindicatos ni partidos han
manifestado su disconformidad, todos parecen estar complacidos. Se supone
que el Santander puede hacer con su dinero lo que le salga de salva sea la
parte. Las partes.
Debemos vivir en al país de las maravillas, porque tampoco parecen haber
hablado los accionistas ni las asociaciones de usuarios y clientes de banca.
¿Todo el mundo está de acuerdo? ¿Pero ésta no es una decisión que ofende la
moral pública? ¿No es un escandaloso comportamiento indecente? ¿No es
discriminatoria para centenares de ciudadanos con graves problemas que no
pueden acceder a un pequeño crédito del Santander? ¿Nadie decidido a
regenerar la vida social y económica española va a protestar?

¿No hay una ofensiva diferencia de trato con aquellos míseros ciudadanos a
los que el Banco Santander ha embargado por no poder pagar una humilde casa
o un imprescindible coche? ¿Todos estos ciudadanos que no tienen voz ante
tamaña injusticia no van a encontrar a nadie que los defienda, al menos ante
la opinión pública? ¿Cuántos comercios e industrias han cerrado porque el
Banco Santander les ha negado una cantidad de dinero infinita y
ridículamente menor? ¿Cuántos obreros han ido o van a ir al paro, a cobrar
del Estado y de los impuestos de todos los españoles, porque su patrono no
encuentra financiación?
¿A cuántos pobres desgraciaos padres de familia podría haber salvado el
Banco de Santander con sólo un pequeña pérdida, incomparablemente inferior a
lo mucho que va a dejar de ganar en esa indemnización a los ricos
riquísimos? ¿Cuántos embargos habría evitado perdiendo mucho menos dinero y
ahorrando sufrimiento a familias necesitadas? ¿Los bancos tienen un
escalafón y si no tienes en tu cuenta una generosísima cantidad no te
consideran cliente suficientemente digno? ¿Nadie va a levantar la voz?
¿Todos los accionistas están conformes?

La respuesta la da el mismo Banco y la reproduzco nuevamente a continuación:
"El Grupo ha tomado esta decisión dadas las excepcionales circunstancias que
concurren en este caso y sobre la base de razones exclusivamente
comerciales, por el interés que para el mismo tiene mantener su relación de
negocio con dichos clientes" señalan portavoces del Banco.

O sea, clases medias y bajas absténganse, que no son de suficiente interés
comercial.
Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris