Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Desde Francia   -   Sección:   Revista-arte

Arte tras la Gran Guerra: Empezar desde cero.

Elisa Garrido
Redacción
domingo, 1 de febrero de 2009, 23:00 h (CET)


Recientemente ha finalizado en el Museo de Bellas Artes de Lyon la exposición titulada "Repartir à zéro, comme si la peinture n’avait jamais existé".

Pretendía rendir homenaje a esos artistas que surgieron tras el desastre de la Segunda Guerra Mundial. Las salas del museo albergaban una recopilación de obras realizadas entre 1945 y 1949 en Europa y Estados Unidos y allí dentro estaban mezclados términos que resultarían muy dispares tales como vanguardia, refugiados, abstracción, horror, negación, realidad, subversión... pero todos ellos habían sido expresados a través de una herramienta común, el Arte.

¿Cómo expresar estos conceptos de forma visual? Evidentemente los conceptos irracionales no permiten expresiones racionales. Así, el arte en estos momentos, había dado un violento giro hacia una nueva autonomía.

Europa era el reflejo de la barbarie. Las vanguardias europeas se desplazaron desde nuestras capitales hasta Nueva York, la mayoría eran artistas europeos refugiados que debieron huir hacia un país que les esperaba con los brazos abiertos, ávido de acoger a los talentos que llegaban del viejo continente. Así mismo, los nuevos artistas estadounidenses fueron precursores de las nuevas ideas que traían las teorías surgientes.
Jackson Pollock, es conocido por haber desarrollado la técnica del "action painting" en la que el artista extiende el lienzo en el suelo sin tensar, derrama y/o lanza chorros de pintura por encima, utilizando cualquier parte de su cuerpo.
Mark Rothko afirmaba que ante sus campos de color, realizados en lienzos que no poseen marcos ni están firmados, "callar es bastante acertado".
Joseph Beuys que combatió como piloto durante el conflicto con increíbles consecuencias, habló durante horas sobre arte con una liebre muerta.
Jean Fautrier, miembro de la resistencia, pinta la memoria de las víctimas a base de materias de lo más extrañas.

Éstos son sólo algunos ejemplos del nuevo repertorio artístico, donde la realidad y la razón parecen haber pasado a un segundo plano.

Theodor W. Adorno; brillante filósofo alemán postmarxista, sociólogo, musicólogo, crítico literario y compositor, participó con sus escritos en la teoría artística de este momento:

"La actual civilización técnica, surgida del espíritu de la Ilustración y de su concepto de razón, no representa más que un dominio racional sobre la naturaleza que implica paralelamente un dominio (irracional) sobre el hombre; los diversos fenómenos de barbarie moderna (fascismo y nazismo) no serían sino muestras, y a la vez las peores manifestaciones, de esta actitud autoritaria de dominio".

Adorno afirmaba que desde el inicio de los tiempos, la razón instrumental ha llevado al hombre al deseo de dominar y la voluntad de dominio es lo que ha llevado a la sociedad al desastre. Valoraba el arte por encima de todo, especialmente el arte vanguardista, por ser capaz de representar el mundo real a través de lo irracional.
El arte no hace uso de la razón instrumental, la aceptación de lo irracional es el fin de la voluntad de dominio y esto es la aceptación de la independencia de la obra de arte frente a la razón.

Se puede decir que las obras de estos creadores no reflejan la realidad, pero igualmente la abstracción es una forma de realidad diferente ¿Cómo representar un mundo que ha dejado a su paso tales horrores? Quizá la decepción ha acabado con el deseo de representarlo.
Los artistas tienen el sentimiento de la necesidad de reinventar un nuevo arte tras el trauma de la gran guerra y así lograr "empezar desde cero".

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris