Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Revista-arte

Etiquetas:   OPINIÓN   -   Sección:   Revista-arte

Arte Post Industrial Urbano

Irene Cumplido
Redacción
domingo, 1 de febrero de 2009, 23:00 h (CET)
Los ciudadanos de Sant Adrià decidieron en 2008 conservar la térmica de las tres chimeneas y entrar así en el proceso de conversión de equipamiento. Se descartó que la echaran abajo y levantaran pisos en su lugar, cuando deje de funcionar en el 2010. Pero el debate supera los límites del municipio. Las Tres Marías, como las bautizaron los obreros que las erigieron a principios de los setenta, son parte del skyline de Barcelona, un símbolo.

Según Salvador Tarragó, presidente de SOS Monuments, “deberían conservarse por su valor monumental. Son una muestra de arqueología industrial, la Sagrada Familia de la electricidad, bella en su funcionalidad y un icono del litoral metropolitano que nos habla del modo de hacer de una época. Son historia. Además, está integrada en el paisaje. Las tres torres son una excelente compañera de la gran pérgola fotovoltaica y del resto de las construcciones del Fòrum”.

“La destrucción de nuestro patrimonio industrial ha sido brutal –agrega el urbanista Lluís Brau–. En Alemania, las viejas fábricas se transforman en equipamientos, y aquí no podemos perder más pedazos de nuestra historia después de lo sucedido con Can Ricart”. Manel Ribas Piera, fundador de los cursos de paisajismo de la Universitat Politècnica de Catalunya y profesor emérito de la de Barcelona, también apoya el reciclaje de las tres torres. “Son estructuras de cemento racionales, muy aplomadas, más interesantes que cierta arquitectura moderna que tanto se aprecia hoy en día”.

“Además, Sant Adrià necesita elementos aglutinadores –dice Josep Maria Montferrer, de la Plataforma de Entidades del Barrio de la Mina–. La ciudad está creciendo mucho demográficamente. Pero no tenemos un equipo de fútbol o de baloncesto interesante. No tenemos nada que represente el orgullo de ser vecino de Sant Adrià, y creo que las tres torres podrían tener ese papel. Deberían transformarse en un gran equipamiento ciudadano”.

Pero la propietaria, Endesa, dice que la central no tiene ningún valor más allá del productivo, y que cuando construya una unidad de ciclos combinados, más ecológica, las tres chimeneas no serán más que una instalación obsoleta que derruir. Además, su jubilación abriría la puerta a la recalificación de un cuarto de millón de metros cuadrados industriales en residenciales en el litoral. Unos cien mil son de Endesa, que prefiere una gestión menos nostálgica de su patrimonio.

Y Endesa no está sola en su negativa a monumentalizar la térmica. Centenares de vecinos
anónimos también están por la demolición. Para ellos, las chimeneas son el origen de la lluvia negra que tantas veces arruinó sus coladas y la carrocería de sus coches. Sólo representan la época en que Sant Adrià era el trastero de Barcelona. “Por mí pueden tirarlas –dice el escritor badalonés Julià de Jòdar, premio Sant Jordi de literatura y oriundo del barrio del Progrès, a tiro de piedra de las chimeneas–. No tienen valor. No son hermosas como las del Poble Sec. Me inclinaría por recuperar el paisaje mediterráneo clásico, aunque como están las cosas parece complicado”.
Todas estas declaraciones publicadas ya en otros rotativos denotan la dificultad que las grandes urbes tienen por reordenar su paisaje urbano.
Las opiniones son tantas como personas se mueven en las ciudades, Sería interesante plantearse si destruir historia para especular con el suelo urbano, contribuye una vez más a una vorágine capitalista que cada vez más se olvida del humano, vecino, ciudadano de a pie, para reconstruir rascacielos que ocultan las pequeñas historias de aquellos que un día emigraron para construir un futuro. El futuro no se construye destruyendo el pasado, sino incorporando lo vivido a lo nuevo para así dar un sentido lineal a nuestra historia y a nuestros orígenes.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris