Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

La inaceptable manifestación de Esperanza Aguirre

Mario López
Mario López
martes, 3 de febrero de 2009, 13:20 h (CET)
A mí me parece muy bien que cada cual se manifieste por lo que le dé la gana y donde le dé la gana. Faltaría más. Las únicas objeciones que se le pueden poner a un manifestante son las relativas a la oportunidad del momento, a la idoneidad del lugar y a la honorabilidad del fin perseguido.

Esperanza Aguirre se ha manifestado con un grupo de opositores al régimen cubano en la Puerta del Sol, el domingo 1 de febrero. Por estas fechas se celebra el 50 aniversario de la Revolución Cubana. Parece razonable que, de la misma manera que los partidarios de la Revolución salen a la calle para celebrarlo, los enemigos de la misma puedan salir a denunciarlo. Cualquier ciudadano del mundo, a título personal, está en su legítimo derecho de manifestarse en cualquiera de los dos sentidos y en compañía de la organización política o ciudadana con la que se encuentre más identificado. Hasta ahí, nada que objetar. Lo que ya no está tan claro es que sea la presidenta del Gobierno de la Comunidad de Madrid la , en calidad de presidenta y frente al edificio que alberga la sede de su Gobierno, se una a la manifestación de un grupo anticastrista y proclame públicamente que “es un honor que me insulte la dictadura liberticida de Fidel Castro”. Lo que, en este caso, está permitido para cualquier ciudadano no lo puede estar para ninguno de sus gobernantes. Máxime cuando, en el caso de doña Esperanza, está envuelta en una investigación por una trama de espionaje en la que se están sacando a la luz un sin número de casos de tráfico de influencias, chantajes, extorsiones, enriquecimientos ilícitos y prevaricaciones que hacen sospechar que la presidenta del Gobierno regional está llevando a cabo una política tanto o más dictatorial y liberticida que la que ella pretende denunciar con una desvergüenza insultante. Conociéndola, me inclino a pensar que, por encima ninguna cuestión política, la lideresa está tomando posiciones para sacar algún provecho a la muerte de Fidel Castro. El protagonismo del que ha hecho gala en esta manifestación (en contra de un Gobierno al que muchos madrileños respetamos), supone un absoluto desprecio a la ciudadanía. Además, representa una inaceptable intromisión en la política internacional del Estado español que corresponde, en exclusiva, al Gobierno de la Nación. Y luego, se escandalizan los señores del PP porque la Generalitat está abriendo legaciones fuera de España. El cinismo y la hipocresía de algunos no conocen límites. El absoluto desprecio de la presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid a las instituciones democráticas, a la transparencia de los asuntos administrativos, a la legalidad vigente y a la ciudadanía, exige una contundente respuesta del Estado de Derecho. Los madrileños lo estamos esperando y la paciencia tiene un límite.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris