Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Política   Pactos   -   Sección:   Opinión

Coraje, antes que nuevas elecciones

Siento tristeza frente a un tiempo infausto. Y tengo la certeza de que muchos políticos no lo están sabiendo hacer
Manuel Senra
jueves, 25 de febrero de 2016, 00:17 h (CET)
Parecen no haber aprendido nada en estos casi 40 años de no fácil democracia. Pues no es de recibo ir dando bandazos, como niños que juegan a guardias y ladrones. Solo que no son ni niños, ni guardias…, sino personas elegidas por el pueblo para que tomen las riendas de este país. Sin embargo, da la sensación de que aprendieran la prueba del 9, para tal vez asegurarse de que 7 por 3 son 21.

O acaso no. Pues nada tiene de niños esta ya cansina situación, con más fuerza que nunca cada día, pero con cada vez más hondo el pozo de los corruptos. De una parte, se ha destapado la caja de los truenos, y de otra, que los ciudadanos vivimos en un microcosmo lleno de contradicciones, de repetidas y variadas noticias, a cuál más disparatada, a cuál más increíble, más vergonzante y vergonzosa.

Se ve que, en vez de allanar el terreno, o avanzar con diligencia aproximando acuerdos, pareciera que ponen trabas, que cambian de parecer (se ha dado el caso de uno, concretamente, que ya ha no habla de lo que hablaba con su programa en la mano. ¿Y todo para qué?, ¿para llegar a dónde? Si nadie quiere hablar con nadie, si no hay verdad en los labios. ¿Es que acaso no importa nada España?, ¿es que acaso nada importamos los demás? El pueblo les envió un mandato, y a él deben atenerse, cumpliendo el deseo de los ciudadanos.

En el mandato de Rodríguez Zapatero, que duró 8 años, no se levantó ni un solo caso de corrupto. (Y que no saquen el asunto de los ERE, que es una cuestión bien distinta). Es lo que estamos viendo desde casi el principio de la legislatura; y luego de manera tremendamente bochornosa, es algo inusitado, que rompe de modo estrepitoso el juramento de cada uno de los ahora corruptos. Toda la fa fuerza la ponían cuando reclamaban, a voz en grito, el voto para hacer un país más próspero, más digno, más culto… ¿Dónde está ahora todo eso?

Y en relación con ese cacareo de múltiples intentonas, para al final nadie sabe qué. Pero el pueblo llano insiste en que echen lo que hay que echarle a este encasillamiento. Y yo sonrojo. Mis ojos se avergüenzan de ver o que ven. Y se me avergüenza el corazón.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El camino de la certeza

Nos hemos devaluado tanto que apenas tenemos fuerza para ser coherentes con nosotros mismos

Mi colegio

Una visita muy especial

¿Los partidos políticos como solución para la democracia española?

"Los partidos discuten no tanto para convencerse como para decirse mutuamente cosas desagradables.”A.Tournier.

En este Día de la Tierra, exige la libertad de Siwatu-Salama Ra

Enfrenta la posibilidad de ir esposada al hospital y de no poder amamantar a su hijo

Al Presidente del Barcelona CF

Carta a Josep María Bartomeu
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris