Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Baloncesto

Etiquetas:   LIGA ACB / JORNADA 21   -   Sección:   Baloncesto

Un Alta Gestión Fuenlabrada intratable desde el triple fulmina al CAI (103-80).

El equipo madrileño salió como un vendaval y acabó con la resistencia del CAI Zaragoza en el primer cuarto.
Redacción
domingo, 1 de febrero de 2009, 19:25 h (CET)
Quien esperase ver un duelo entre Quinteros y Oleson se habrá visto decepcionado: el del CAI anotó 24 puntos y Oleson no lo hizo hasta el último segundo del tercer cuarto (8 puntos al final). El Alta Gestión Fuenlabrada es uno de los equipos ACB con más potencial ofensivo: hoy seis de sus jugadores anotaron diez puntos o más y volvieron a hacer del tiro de tres su arma favorita (de nuevo con un Tskitishvili letal: 4 de 6). Todo el pabellón (incluidos los jugadores del CAI) sintió que el partido estaba ya decidido en el primer cuarto. Alberto Angulo tendrá que trabajar para recuperar el ánimo de sus jugadores, mejorar los porcentajes de tiro y alejar a su equipo del peligro del descenso.

FICHA TÉCNICA
103- Alta Gestión Fuenlabrada: Tskitishvili (14), Valters (12), Bueno (12), Blanco (15), Oleson (8) -cinco inicial-, Mainoldi (12), López (9), Radivojevic (-), Guigou (3), Ramos (6), Sandes (10) y Paraíso (2).

80- CAI Zaragoza: Green (10), Quinteros (24), Garcés (10), Zizic (-), Guerra (4) -cinco inicial-, Lescano (4), Philip (7), Victoriano (5), Pérez (7) y Lewis (9).


Parciales: 33-16, 24-23, 24-25 y 22-16.

Árbitros: Juan Carlos Mitjana, Juan Carlos García González y García Leal.

Incidencias: Partido disputado en el Polideportivo Fernando Martín de Fuenlabrada, asistencia: 5.113 espectadores.

DATOS DESTACABLES
Lo mejor: El talento ofensivo del Alta Gestión Fuenlabrada

El Fernando Martín asistió esta mañana a una nueva victoria del equipo madrileño en la que se volvieron a superar los 100 puntos. Todo el mundo tiene la convicción de que este equipo puede ganar a cualquiera. A ello contribuye el que prácticamente todos los jugadores (menos los pívots «puros» Antonio Bueno y P.J. Ramos) sean capaces de anotar desde la línea de triple. Se confunde quien piense que el Alta Gestión Fuenlabrada depende de un par de jugadores para ganar: hoy han vuelto a demostrar que se trata de un verdadero equipo.

Lo peor: La impotencia del CAI Zaragoza que vio como sus opciones de victoria terminaban a los cinco mintuos.

Al final del primer cuarto los aragoneses ya perdían por 17 puntos. A pesar de ello no bajaron los brazos en ningún momento, pero jamás dieron la sensación de poder hacerse con el partido. Cada triple de los madrileños era una nueva losa que aplastaba el ánimo de los jugadores del CAI. La superioridad del Fuenlabrada en el rebote y su mayor acierto desde la línea de tres fueron dos aspectos decisivos.

El dato:
Los 18 triples logrados por el Alta Gestión Fuenlabrada (igualando el récord del Joventut) y los 33 puntos anotados en el primer cuarto (33-16) que a la postre resultaron definitivos.


David Sánchez / Enviado especial a Madrid

El partido comenzó con una falta en ataque de Garcés y un triple fallado por Brad Oleson. Y ello sería un buen resumen de lo que habría de venir después: el CAI Zaragoza insistiendo en el juego interior y el Alta Gestión Fuenlabrada atacando a base de triples. El encuentro no estuvo exento de imprecisiones por parte de ambos bandos. Sin hacerlo mal, no fue desde luego el mejor partido de Brad Oleson, pero el americano genera muchas ventajas para sus compañeros y, además, aporta en defensa, sus 4 asistencias y 2 rebotes de hoy son solo una mínima muestra de ello.

La defensa del CAI fue muy buena durante los primeros minutos, forzaron varias pérdidas del Fuenlabrada y en ataque se mostraban efectivos. En cuatro minutos Garcés había anotado seis puntos y empataba el partido a 11. Pero en la siguiente jugada Saúl Blanco anotaba un triple (y ya era el tercero del Fuenlabrada). Bueno también mostraba su calidad a ambos lados de la pintura; una nueva canasta de Tskitishvili y otro triple de Saúl disparaban a su equipo (21-12) y obligaban a Alberto Angulo a pedir tiempo muerto a falta de tres minutos. Lejos de cambiar, el partido siguió moviéndose según los parámetros que marcaban los madrileños: Tskitishvili y Bueno se entendían a la perfección en las ayudas defensivas, el Fuenlabrada conseguía contraataques que acababan en canastas fáciles y se mostraba muy dominante en todas las facetas del juego. Quinteros seguía aportando muchas cosas positivas pero los madrileños parecían intratables: su defensa era sólida y en las escasas ocasiones que fallaban en ataque solían hacerse con el rebote ofensivo. Un triple de Ferrán López cerraba el cuarto con 33-16.

El CAI no daba muestras de recuperación en el comienzo del segundo cuarto, tras una buena canasta de Philip el Fuenlabrada volvía a hacer de las suyas: movía muy inteligentemente el balón, anotaba desde el triple y sus recuperaciones acababan en canasta. Un mate de Saúl Blanco obligaba a un nuevo tiempo muerto de Alberto Angulo: habían pasado poco más de dos minutos y la diferencia adquiría tintes dramáticos (40-18). Antonio Bueno llevaba todos los minutos disputados y, quizá debido al cansancio, cometió una serie de fallos que le llevaron al banquillo. La recuperación del CAI era tímida y las pérdidas se sucedían en ambos equipos. A partir del minuto cinco empezó un intercambio de canastas lo cual, naturalmente, favorecía a los madrileños pues la diferencia oscilaba entre los 15 y los veinte puntos a su favor. Mainoldi era una pesadilla desde el triple e, inexplicablemente, tiraba muy cómodo la mayoría de las veces. Oleson fallaba una vez más desde la línea de 3 pero Ramos capturaba el rebote y machacaba el aro aragonés. Llegaba el descanso y los locales vencían por 57 a 39.

El Fuenlabrada llevaba 10 triples en 20 minutos y dominaba también el rebote (15 a 9). El tercer cuarto comenzó con varias faltas cometidas por los jugadores del Alta Gestión. La defensa del CAI no era mala pero los madrileños seguían anotando desde el triple. Dos acciones seguidas de Saúl Blanco (una bandeja de mucha clase y otro triple) amenazaban de nuevo con sumir a los de Alberto Angulo en una derrota muy abultada (73-47). Al CAI no le entraban los triples, pero el Fuenlabrada ya había cometido cinco faltas de equipo y tenían más oportunidades de enjugar su desventaja desde la línea de tiros libres. Philip, Quinteros y Lewis ―ante el momentáneo atasco del Fuenlabrada en ataque― consiguieron acercar a los suyos a «sólo» 13 puntos (73-60), Mainoldi anotaba un nuevo triple y Quinteros le contestaba del mismo modo en la otra canasta (76-63 a falta de 1:14). Pero Bueno anotaba dos tiros libres y Oleson, esta vez sí, remataba el cuarto desde la línea de 3 consiguiendo sus primeros puntos (81-64).

Los madrileños no se relajaban en defensa y Oleson parecía haber despertado en ataque. La renta del Fuenlabrada aumentaba de nuevo: 90-66 y quedaban cuatro minutos de juego. El partido parecía resuelto desde hacía mucho así que Luis Guil daba entrada en cancha al joven Ignacio Guigou. Los aragoneses anotaban pero el Fuenlabrada también lo hacía: además o bien eran triples o 2+1 que normalmente aprovechaban. Quinteros seguía demostrando lo buen jugador que es pero el sólo nada podía hacer. Un triple con cierto suspense de Guigou les daba 30 puntos de ventaja (103-73), el pabellón aplaudía y todas las jugadas de ataque del Fuenlabrada parecían encaminadas a que su joven promesa anotase. Tal relajación hizo que el CAI Zaragoza anotase con cierta comodidad pero ya no había encuentro. Los madrileños renunciaron incluso a su último ataque y no disputaron los últimos diez segundos. El marcador final fue de 103-80.

El Alta Gestión Fuenlabrada logra así su décima victoria y ya todos hablan de play-off. Más allá de la merecida victoria de hoy, conviene no obstante que pulan sus defectos quieren ocupar esa posición al final de la temporada regular. Hoy de nuevo volvieron a «desconectarse» del partido en un cuarto y no deberían abusar tanto del tiro de tres (a pesar de los excelentes porcentajes) pues no es algo en lo que se pueda confiar a largo plazo y quizá les haga olvidarse de que tienen muy buenos recursos también en la pintura. Luis Guil estuvo impecable en el reparto de minutos y Antonio Angulo poco pudo hacer ante semejantes porcentajes.


SALA DE PRENSA
Alberto Angulo (entrenador CAI Zaragoza)

«Una serie de errores encadenados nos han sacado del partido a los cinco minutos. A partir de ese momento hemos sabido mantener el tipo por parciales pero ya no luchar por el partido. Ello se debe en parte a los buenos porcentajes del Fuenlabrada (sobre todo desde la línea de 3). Mis jugadores se han desmoronado muy deprisa, ha habido esfuerzo pero también impotencia. No puedo hablar de decepción en cuanto al esfuerzo y al sacrificio; nuestros porcentajes, eso sí, han sido paupérrimos. Hemos de mejorar el tiro. Hemos intentando jugar por dentro (era uno de los puntos débiles del Alta Gestión) pero no hemos conseguido ni cargar demasiado de faltas a sus interiores ni anotar con continuidad.»
Luis Guil (entrenador Alta Gestión Fuenlabrada)

«Hoy hay que hablar de un triunfo del equipo (Oleson no ha anotado en la primera parte), nuestro éxito se ha cimentado sobre la defensa. Hoy era importante la concentración, hemos enmendado el error que cometimos en Canarias y hemos logrado 17 puntos de ventaja en el primer cuarto que nos han permitido afrontar el partido con tranquilidad. Oleson es un jugador que no solo anota, genera mucho juego, si se contasen las asistencias de triple (como en la NBA), hoy Brad se hubiera ido a las 7 u 8. Muchos de los triples de Leo o Tskitishvili son fruto de 2 contra 1 a Brad que éste ha leído muy bien. Junto a sus manos y su pies, lo mejor que tiene este jugador es la cabeza. Hoy toda la defensa se centró en él y ha hecho mejores a sus compañeros. También hay que destacar a Sandes (15 de valoración en apenas 18 minutos). Los objetivos se van cumpliendo y el quipo siempre compite. Podemos ganar a cualquiera siempre que mantengamos la concentración y no nos lo creamos [en relación al bajón de juego en el tercer cuarto]. Estoy muy orgulloso de todo lo que haga Guigou, no en vano antes era el responsable de la cantera y traer a Ignacio fue una apuesta personal mía. Ha hecho un gran sacrificio este verano para situarse a un nivel físico que le permitiese entrenar todos los días con el equipo ACB y así lo está haciendo. Nos dará muchas alegrías en el futuro. La base de nuestro equipo es la implicación. »


Noticias relacionadas

El Real Madrid conquista su quinta Supercopa

Los de Laso empiezan como acabaron tras ganar a Baskonia con un gran Llull

El Real Madrid se cita con Baskonia tras aplastar al anfitrión

La final se juega hoy a las 19.15 horas

Baskonia, a la final tras ganar a un combativo Barça

Los blaugranas llegaron a perder por 20 y pudieron forzar la prórroga en una buena segunda parte

España salva el susto ante Letonia

Acaricia el billete para el Mundial

España vence a Australia (65-62) y llegará invicta a 'su' Mundial

Fin de semana de doble victoria
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris