Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Un empresario se hace

Helena Trujillo (Málaga)
Redacción
lunes, 2 de febrero de 2009, 09:23 h (CET)
¿Qué hace una mujer hablando de estas cosas? ¿Qué hace una psicoanalista hablando de empresas? ¡Lo que hay que oír! Cuántas veces han querido negar mis palabras, me han tomado por inepta tantas otras y, sin embargo, el tiempo pone a todos en su sitio. Una mujer, también psicoanalista, por supuesto que tiene potestad para hablar de empresa, de política y de muchas otras cosas.

Muchos que creían demasiado en sí mismos y no escuchaban deberían ahora arrepentirse de no haber querido contar con los servicios de un psicoanalista. No son pocos los que aún piensan que eso es cosa de enfermos y locos, pero ellos son los que ahora han de padecer sus malas decisiones. Todos los buenos empresarios y las grandes empresas han sabido incorporar el asesoramiento de profesionales independientes, sólo estos son capaces de ofrecer una visión excéntrica y realista de las situaciones que atraviesa cada empresa. Las relaciones interpersonales, los procesos de cambio y crecimiento, fenómenos como el miedo o la ambición desmedida, pueden hacer peligrar, y de hecho lo hacen, el buen curso de un proyecto empresarial o profesional.

Aquellos que, sin embargo, creen saberlo todo, que no reconocen haber aprendido nada de nadie y que culpan de sus males a otros, son aquellos que fracasarán con más probabilidad. Todos hemos necesitado de otras personas, con más conocimientos, más experiencia, con otra visión, para llegar a ser lo que somos y, si de crecer se trata, hemos de seguir contando con los servicios de personas más expertas. No obstante, vivimos en un mundo donde el egoísmo y el afán de “querer solo” nublan la razón de muchos. Sólo hay que echar un vistazo a las empresas más sólidas para comprender que fueron necesarias muchas personas para llegar a ser lo que son, que la inversión en los propios medios de producción es fundamental y que el cuidado de el factor humano es lo que hará a esa empresa permanecer.

Hoy en día muchas empresas caerán, también muchos que se autodenominaron empresarios y han demostrado no haber sabido serlo. Parte de responsabilidad puede que la tenga la presente situación económica, pero gran parte recae en el tejado de cada uno, en el trabajo previo, en la constancia, en el trato ofrecido a los clientes y a los proveedores, en haberse dejado llevar o no por el brillo del dinero y haber descuidado las inversiones que su empresa necesitaba. Ahora llegan las consecuencias de lo hecho en estos años pasados. Aquellos que supieron gestionar bien sus recursos y tomar buenas decisiones, serán los que saldrán fortalecidos de estos tiempos difíciles. Aquellos otros que sólo sabían pavonearse lo van a pasar bastante mal y tendrán que empezar de cero, deseo que con alguna lección aprendida.

Ni Zapatero, ni Rajoy ni ningún otro político de turno nos van a regalar nada. Por ello, aprendan la lección: hay que elegir al que nos escucha y al que nos aconseja.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris