Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Polémica   Política   -   Sección:   Opinión

Nadie es profeta en su tierra

Una hostia de más o de menos ni la tiene que notar
Francisco J. Caparrós
martes, 23 de febrero de 2016, 09:08 h (CET)
A saber qué habrá hecho de infame Mariano Rajoy para que le nombren persona non grata en Pontevedra. No acabo de creerme, como aseguran las informaciones sesgadas que me han llegado al respecto, que tan sólo sea por haber concedido una prórroga a la ocupación de los terrenos en los que se ubica el Centro de Operaciones de Ence. En cualquier caso, yo en su lugar no me preocuparía en exceso, porque en este país hoy nos ensalzan y mañana prenden una hoguera con lo que queda de nuestros despojos. En cuestiones políticas, que es de lo que tratamos ahora a mi humilde entender, todo se reduce a expresar las ideas de una manera poco ortodoxa; y la susodicha es una de tantas. Es más, nuestro presidente ya está acostumbrado a que le maltraten, y una hostia de más o de menos ni la tiene que notar.

El que sí se ha mostrado manifiestamente ofendido por el exabrupto es nuestro ministro de Educación, Cultura y Deportes en funciones, Iñigo Méndez de Vigo y Montojo, a la sazón noveno barón de Claret. Se nota que no está familiarizado con las críticas, pero de qué manera podríamos reprochárselo siendo como es él, una persona ungida por los parabienes de su alcurnia, y ajena a la tosquedad de la chusma. Aunque para lo poco que le queda de estar en el cargo que ahora ocupa, bien le valdría que se esforzase en contemporizar con aquella. Nunca se sabe en qué tesituras habremos de vernos alguna vez, ni qué compañeros de viaje nos deparará el futuro más o menos próximo. Nos quejábamos de Wert, el anterior ministro del mismo ramo, y su incorregible afán de protagonismo, pero el actual por no hacer no ha hecho ni tan siquiera el ridículo, que visto lo visto era lo mínimo que se le podía exigir. Pero es que en esas lides, el madrileño con apellido germano que propugnaba españolizar a los niños de Cataluña, era un verdadero crack.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris