Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Buñuelos de viento  

San Barak la ha jodío a las primeras de cambio

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
domingo, 1 de febrero de 2009, 12:07 h (CET)
Barak Obama, esa luz del Occidente progresista que sin embargo jura ante la Biblia y después se va a una "tournée" de misas por toda América, ha ordenado que las obras que en Norteamérica del Norte se paguen con dinero público sólo se realicen con productos y materiales made in USA. La jodimos tía Paca, lo pronto que nos ha fallado este hombre a los que esperábamos de él un futuro luminiscente, iridiscente y fluorescente. Incluso resplandeciente. Todo ha quedado en una broma indecente de los pies a la frente. Y perdonen los pésimos ripios.

Resulta que vuelve el proteccionismo, resulta que vuelve el nacionalismo y
nosotros creíamos que el negro de la Casa Blanca iba el líder del mundo
mundial que iba a cambiar las normas de comportamiento ético y económico
llevándonos al colmo del rojerío y a la unión universal de progresistas
anónimos S.A. Que progresía es ante todo solidaridad internacionalista,
coño. Vaya decepción.
Algo no funciona, pero parece que tanto nacionalismo no casa con tanto
progresismo, parece más de broma que un partido de solteros contra casados.
Occidente no puede ir bien si su faro refulgente se ríe de la gente (joé,
otro ripio que se me ha escapao) y nos empuja a todos a limitar el comercio
a las respectivas fronteras nacionales. Uno, en su ignorancia económica,
creía que esa receta ya estaba superada desde 1929, sin posibilidad de
marcha atrás.
Aquí nos salvamos o nos joemos todos, pero todos juntitos. Si el resto del
mundo, incluído los que hace sólo unas semanas hablaban maravillas de San
Barak, deciden imitar esta decisión suya la economía se nos va a ir por el
sumidero de la regresión y el paro. Ponerle fronteras a la riqueza, ponerle
trabas a la circulación de la competencia, convertiría la economía mundial
en la economía de Zimbabwe.
Noticias relacionadas

No

Un poema de Aurora Peregrina Varela

Votar a un gobernante no es un derecho, es una aberración

Insumisión, Resistencia y Confrontación

El feminismo radical dilapida crédito, cayendo en un espantoso ridículo

“Hablamos de feminazis… no de feministas normales, de infantería. Sino de feminazis y sus mariachis” Arturo Pérez-Reverte.

La palabra construye o destruye. Sepamos elegir

Políticamente incorrecto

Candidatos y democracia

La aparición de cuatro generales en el escenario político español resulta cuanto menos chocante
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris